Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Artículos

loading...

Columnas

loading...

En la primera edición de la sección de ‘El Ojeador’ sobre Josh Onomah ya comentamos la capacidad que tiene el Tottenham para formar a futuras promesas y su idea de apostar por estos jóvenes talentos. Algunos de ellos ya asentados en el primer equipo como Harry Kane o Harry Winks y otros de ellos buscándose un hueco como Walker- Peters o Timothy Eyoma. Pero sin duda, uno de los jugadores que más está sorprendiendo a Pochettino es nuestro protagonista de hoy: Oliver Skipp.

Oliver Skipp o ‘Skippy’ nació el 16 de septiembre del 2000 (18) en Welwyn Garden City, situada en las afueras de Londres. Graduado en la academia spur, días antes de cumplir 16 años debutaría con el equipo U18 del Tottenham. Pese a su corta edad, su progreso fue tal que en la siguiente temporada (17/18) ya era titular indiscutible con el equipo U23. Su gran rendimiento con el filial le sirvió para realizar la pretemporada con Pochettino y el primer equipo en la presente campaña. Sus actuaciones en la International Champions Cup frente a la Roma, Barcelona y Milan demostraron del potencial que tenía con apenas 17 años. Así pues, el técnico argentino le recompensó debutando por primera vez en partido oficial frente al West Ham en un partido de EFL Cup el 31 de octubre. De esta manera Oliver Skipp se convertía en el 13º joven talento en debutar con el primer equipo de la mano de Pochettino durante su etapa en Londres. Los primeros minutos para él en Premier League llegarían el 5 de diciembre contra el Southampton y diez días más tarde como titular ante el Burnley. En Champions League a pesar de haber sido convocado en 3 ocasiones, todavía no ha tenido oportunidades sobre el campo. En cuanto a su carrera internacional, ha formado parte de todas las categorías inferiores de Inglaterra, encontrándose actualmente en el equipo U18 inglés.

Analizando ya a Skipp sobre el césped, su principal demarcación es la de pivote entre la línea defensiva y del medio campo. Sin embargo puede jugar también de central o algo más adelantado como mediocentro. Una de sus mayores cualidades es la madurez, y es que se hace raro ver a un chaval de 18 años transmitir esa confianza y tranquilidad en el campo. En fase ofensiva es el encargado de organizar el juego. Su función es la caer hasta la línea defensiva para luego manejar el balón en posiciones más adelantadas. Una faceta muy a su favor es que siempre quiere tener el esférico en sus pies y no en el de los rivales. Destaca por su juego vertical y su deseo de avanzar continuamente. Pochettino después del debut de Skipp frente al Burnley declaró: “Fantástico. Ha jugado como si tuviera 30 años. Tan relajado, tratando de jugar hacia delante y dándole al equipo lo que necesita, lleno de energía. Estoy muy orgulloso de él. Tiene solo 18 años y creo que fue fantástico.” Su deseo de avanzar sobre campo rival se entiende gracias a su gran visión de juego y técnica para los pases. Asimismo, el joven inglés destaca por ser un futbolista muy inteligente. En todo momento intenta controlar todo lo que sucede en el terreno de juego y a su alrededor; es por eso que va tres pasos por delante de sus adversarios en cada jugada. Posee una buena toma de decisiones, en especial bajo presión. Además maneja ambas piernas por igual pese a ser diestro. En cuanto a su trabajo sin balón, es suficientemente inteligente defensivamente y tácticamente como para liderar la presión y dirigir a los compañeros más avanzados. Se encuentra siempre protegiendo a la línea defensiva gracias a su notable posicionamiento defensivo. Por otro lado, intenta cubrir constantemente de cerca al balón o al jugador con el fin de buscar el fallo del rival. Para terminar, aunque físicamente pueda aparentar poca cosa, Skipp promedia un alto número de recuperaciones y entradas exitosas por partido.

Quizás el juego de Oliver Skipp no destaque tanto visualmente como el de un extremo o delantero. Sin embargo, el inglés es el típico futbolista que cualquier club querría tener en su plantilla, y más teniendo en cuenta su increíble potencial y futuro. Con la enfermería del Tottenham llena de lesionados, es el momento para que jóvenes como Skipp den un paso al frente y ayuden al equipo. Quién sabe si a medio-largo plazo ‘Skippy’ puede llegar a ser el próximo sustituto de Wanyama o Sissoko en White Hart Lane.

Ediciones anteriores:

Vol. I: El Ojeador: Josh Onomah, 'uno de los nuestros'

Vol. II: El Ojeador: Pablo Maffeo

Vol. III: El Ojeador: Ademola Lookman

Vol. IV: El Ojeador: Ryan Sessegnon

Vol. V: El Ojeador: Toni Martínez

Vol. VI: El Ojeador: Ben Woodburn

Vol. VII: El Ojeador: Phil Foden

Vol. VIII: El Ojeador: Ethan Ampadu

Vol. IX: El Ojeador: Reiss Nelson

Vol. X: El Ojeador: Callum Hudson-Odoi

 

Es el típico futbolista que cualquier club...

...querría tener en su plantilla.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto