Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Antonio Conte, José Mourinho, Pep Guardiola, Arsène Wenger, Mauricio Pochettino y Jürgen Klopp conformarán -en principio- el ramillete de entrenadores estelares que disputarán la posiblemente mejor liga del mundo de todos los tiempos. Por sus nombres, por sus palmareses y por sus prestigios a nivel mundial, analizamos con una medio sonrisa esbozada a los principales candidatos al titulo de Premier League 2015/16.



Arsenal

Si pudiéramos comparar el fútbol con la literatura, el Arsenal de Arsene Wenger en un trabajo literario sería considerado como un “personaje dinámico’. Los personajes dinámicos son aquellos que cambian del principio de la novela o relato, y terminan siendo otro, con otra conducta y diferente percepción. Pues eso justamente es el Arsenal.

Al técnico francés se le acerca el inevitable ocaso. Los aficionados reclaman resultados, títulos, protagonismo, pero el reconocido y respetado fútbol que los ‘Gunners’ despliegan en el Emirates hacen de partículas de oxigeno que mantienen el proyecto de Wenger todavía respirando.

Justamente el aire es de lo que más escasea en Arsenal, y por eso se trajo al pulmón suizo Granit Xhaka, siendo este –pase lo que pase- una de las mejores contrataciones de la ventana de transferencias.

El trabajo y la filosofía de Wenger se sabe hasta en los hospitales, arma de doble filo ya que lo exige a reinventarse y competir. La manera en la que aproveche a la plantilla que tiene en sus manos será importantísimo en una temporada siguiente que, en papel, tendrá hasta a ocho equipos peleando cuatro puestos de Champions. Competir no es el mayor problema de los Gunners, pero si lo es el trascender.

El mediocentro suizo –de muy buena Eurocopa por cierto- se une a los jugadores élite del cuadro de Londres. Alexis Sanchez, Mesut Ozil, Petr Cech y ahora Granit Xhaka representan una línea medular muy seria, dejando solo una zona blanda en el campo. La línea defensiva. Línea defensiva que se llevó tres o más goles seis partidos la temporada pasada, sin duda es algo que Wenger tendrá que mejorar.

Del Arsenal podremos esperar dos cosas; o tienen un mal comienzo y se meten a puestos de Champions al final de temporada, o tienen un comienzo de campaña memorable y terminan pidiendo la hora al final de la misma aunque con puestos de Champions, también, en el bolsillo trasero. A Wenger se le acaba la cuerda del reloj, y lo sabe. Está frente a una de sus últimas oportunidades de dejar “algo más” a una institución a la cual le ha dado cosas que van más allá de títulos y de fútbol. “You either die a hero, or live long enough to see yourself become the villain”



Chelsea

Roman Abramovich ha tomado una de las mejores decisiones desde que es dueño del Chelsea en otorgarle las riendas del proyecto al italiano Antonio Conte. El magnate ruso puede quedarse tranquilo siempre y cuando lo deje -valga la redundancia- trabajar tranquilo a Conte.

La gran incertidumbre es ver si Conte, fiel a su estilo, implementa la línea de 3 –o línea de 5, como guste llamarle- en el fondo. Si esto es así, al italiano se le presentaría un problema mayor ya que los laterales-carrileros que actualmente militan en su plantilla no cumplen con los requisitos y/o virtudes que son necesarios para los estándares del dibujo del italiano. Salvo los casos de Cesar Azpilicueta y Baba Rahman, los de Stamford Bridge no tienen más jugadores de donde escoger. Ivanovic –de muy mal curso 2015-16- parece no poder brindarle a Conte lo que el buscar de sus laterales. Una alternativa podría ser probar con Willian en la banda derecha; usar a un jugador de proyección más ofensiva, como lo hizo en su tiempo con Simone Pepe y ahora con la selección italiana en la Eurocopa.

El cambio generacional del Chelsea es algo que también deberá tener en cuenta durante su mandato. Ciertas zonas del equipo inglés se ven un poco endebles tras el pasar de los años, Particularmente en los casos de Ivanovic, John Terry y Gary Cahill, quienes están muy lejos de ser los miembros de una defensa que fue irradiaba miedo a los rivales y fue la base para que el Chelsea ganara otro título de liga hace poco.

Al técnico italiano le espera una aventura épica al nivel del infierno del Dante. Los tres cánticos de Conte y su Divina Comedia serán regresarle la actitud a un equipo plagado de estrellas, hacer un recambio generacional muy necesario y hacerse competitivo en Europa.



Tottenham Hotspur

Después de una temporada con sus respectivas epopeyas y fracasos, Mauricio Pochettino y sus jóvenes Spurs comienzan la temporada 2016-17 con una seguidilla de rivales complicados. Tras las lecciones aprendidas y la experiencia que brinda haber competido por el título el año pasado, el argentino espera seguir cimentando su proyecto ahora con el regreso de Champions League a White Hart Lane.

El joven técnico argentino debe sentirse orgulloso por lo conseguido hace unos meses, pero deberá de hacer hincapié en el desgaste futbolístico y físico que su nuevo reto les conlleva. Si bien es cierto que los Spurs fueron el equipo que mejor espectáculo daba –y de largo- en todos los campos ingleses, la gasolina no les alcanzó, y se quedaron varados en la recta final, cuando más se necesitaba jalar del carro.

Contando con uno de los mejores XI que hay en las islas británicas, Mauricio Pochettino busca mantener su legado de presión alta y protagonismo, la filosofía ‘Bielsista’ que el mismo Pochettino ha fusionado con sus propios conocimientos para hacer lo que desde hace un par de años vimos con su Southampton y que llegó a la cúspide con el Tottenham la temporada pasada. Algo que el argentino deberá tener en la mente es continuar con lo que le ha brindado éxito últimamente. La transformación de Eric Dier de central a mediocentro es de los mejores ejemplos de ello.

La presión alta, tener la pelota y hacer el mejor uso de esta lo más rápido posible, volver a explotar al máximo las virtudes de sus laterales y reforzar su banquillo serán piezas claves para que el 4-2-3-1 muy utilizado por ‘Poche’ siga a toda marcha.

Presionar, robar y correr son las principales armas de los de White Hart Lane. Esperemos que el buen fútbol le dé una buena recompensa al estadio que entra en su último año sirviendo como casa para el Tottenham Hotspur.



Liverpool

La incógnita de todos los años en la liga inglesa se prepara para afrontar una temporada épica ya casi a la vuelta de la esquina. El Liverpool de Jurgen Klopp sigue siendo el Dr. Jekyll & Mr. Hyde de las últimas dos décadas, un día pueden salir a comerse al rival y al otro terminan derrotados contra un equipo inferior. Con el fantasma del fracaso de la temporada pasada todavía rondando por el remodelado Anfield, el carismático técnico alemán buscará de una vez por todas mancillar los habituales desencantos deportivos que vive el club rojo de Merseyside. En su primer temporada completa al mando, Klopp va con la mente puesta en solo una meta: ganar la Premier League. Poca cosa.

Con el respaldo económico de los dueños, aunado al masivo ingreso de derechos televisivos, al Liverpool se le acaban las evasivas. Con una filosofía ya muy presente en la mente de todos sus dirigidos, Jurgen hizo maravillas llevando a un equipo que contaba con Martin Skrtel y Lucas Leiva a una final continental y a una final doméstica. Ahora con el dinero y el tiempo para contratar a las piezas que necesita su maquinaria ‘Red’, no debe de haber excusas.

Con su 4-2-3-1 como fiel escudero –y utilizando un 4-4-1-1 cuando la situación le requería ser mas competitivo- Klopp busca con su bonhomía de siempre atraer a los jugadores que le ayuden a su Liverpool a dar el salto de calidad. Reforzar más que reemplazar es un ‘must’ durante el verano.

Las zonas más endebles de este, su equipo, es la parte central del dibujo. Portero, defensores y mediocentro han quedado mucho a deber, generando muchas dudas y alejando al Liverpool de puestos europeos durante el año anterior.

La llegada de Joel Matip, Loris Karius y Marko Grujic son, hasta el momento, las apuestas del técnico alemán para fortalecer la zona famélica de su equipo. Aunque este último, el joven serbio, sea más un interior con buena conducción de balón defensa-ataque, mas no el constructor y el pivote que los Reds lloraron y han sufrido desde la salida de Javier Mascherano.

En papel, se espera al mismo Liverpool que por momentos logramos ver a todo vapor durante la 2015-16.

Jurgen Klopp busca el último engranaje para hacer funcionar a la máquina que le fue otorgada hace casi ya un año. En Merseyside todos confían en el alemán, héroe de culto. Y pues bueno, no se les culpa, ya que al final, retomando la frase de Gary Lineker “los alemanes siempre ganan”.



Manchester 

A novecientos cincuenta años de uno de los sucesos más importantes en la historia de Gran Bretaña (la Batalla de Hastings), a la Premier League se le avecina una batalla en diferente contexto pero con la misma trascendencia, en este caso en el mundo futbolístico. Harold II, alusivamente representado por José Mourinho, llega al Manchester United con la misión de regresarle la identidad perdida desde el retiro de Sir Alex Ferguson del mítico banquillo ‘Red’ de la ciudad de Manchester.

Separado por el centro histórico, del otro lado de la cuidad, entre el azul del Etihad Stadium, estará el William ‘El Conquistador’ de nuestra historia. Pep Guardiola, llega con la filosofía y los métodos de trabajo que lo han llevado hasta el Olimpo futbolístico a buscar revolucionar hasta el más mínimo detalle de su nuevo club para después conquistar los campos ingleses con el buen espectáculo que le caracteriza. Con un estilo completamente opuesto al de su acérrimo rival, buscará inhibir los triunfos del portugués que regresa a los banquillos después de un papel paupérrimo en sus últimos meses como entrenador del Chelsea.

En Old Trafford se vuelve a respirar el aire optimista luego de la inyección de esperanza que han traído los nuevos rostros. José Mourinho junto con el siempre triunfador –y poco polémico- Zlatan Ibrahimovic, buscan cruzar el chaparrón desatado en la era Van Gaal y reencontrar al renovado Man Utd de vuelta con el camino de la gloria que parecía tan lejano.

El desasosiego de Mourinho no va a parar hasta que en Old Trafford se siga al pie de la letra lo que quiere y lo que busca de cada jugador. Potencializar el nivel de la plantilla en base a la competencia interna es algo característico de Mou, y si un referente no está para ser titular, al portugués no le tiembla la mano para sentarlo y darle el lugar a otro más ‘en forma’ como sucedió en incontables ocasiones en su etapa en la capital española. Rooney y Carrick serán los encargados de llevar la teoría a la práctica dentro del rectángulo verde e inclusive influyendo mucho más fuera de este. Los dos veteranos ingleses tendrán que asumir un papel secundario en el nuevo proyecto de Mourinho y como lo vimos en Inglaterra durante la Eurocopa y en los últimos meses de la era Van Gaal, las extraordinarias capacidades de Wayne Rooney lo han ayudado a convertirse en un interior y dar salida e ideas cuando se tiene la posesión del balón en lugar de el mediapunta dinámico y anotador bestial que dominó la Premier League durante muchos años.

Por otra parte, Guardiola busca revivir un plantel con muchísimo potencial que se ha quedado estancado desde las últimas horas del proceso Pellegrini.

Con la idea de siempre, Pep busca radicalizar la institución ‘Citizen’ desde la academia hasta la manera en que los hinchas van y apoyan a un muy frío Etihad Stadium. La llegada del genio español genera un aire de supremacía en comparación a sus eternos rivales de ciudad. Si bien son dos proyectos que todavía ni han disputado su primer partido, el equipo azul de Manchester cuenta con muchísimo más margen de mejora y de potencial individual y colectivo dado a los nombres con los que cuenta en el vestuario. Jóvenes promesas como Raheem Sterling, Kelechi Iheanacho, el grupo élite Silva-Agüero-De Bruyne y jugadores que buscan otra segunda oportunidad como Samir Nasri e Ikay Gundogan serán los soldados bajo las órdenes del técnico español, que con su filosofía y conceptos podría llevarlos un paso más adelante en todos los aspectos. Con recursos prácticamente ilimitados a su disposición, el catalán tiene todas las herramientas necesarias para cultivar las mentes y talentos de sus dirigidos.

En 1066 la batalla de Hastings marcó un antes y un después en la historia británica con la victoria del rey normando William I. Novecientos cincuenta años después, en otro contexto, dos mentes brillantes se enfrentan por la supremacía de la liga más poderosa del mundo. Mourinho defendiendo la avanzada del español Guardiola. Otra batalla que seguramente pasará a la posterioridad.

 

 

Mou, Pep, Wenger, Pochettino, Klopp y Conte conformarán el ramillete de entrenadores estelares que disputarán...

...la posiblemente mejor liga del mundo de todos los tiempos."

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto