Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Old Trafford ya no daba miedo. La retirada de Alex Ferguson en 2013, tras más de medio siglo en el club, cambió la tendencia ganadora del Manchester United. Llegó Moyes que no tuvo tiempo, ni dinero ni, seguramente, confianza para poder triunfar. Fue relegado y Louis Van Gaal iba a ser el jefe: en el sentido más estricto de la palabra. Su mano de hierro cansó a los jugadores y en el tema deportivo la afición no soportaba ver a su equipo jugar. Sus partidos en casa, con muy pocos goles, provocaban abucheos en su propio estadio. Pero algo tiene el holandés. Su mayor virtud es ser el precursor de proyectos colosales como los que hizo en Munich, Barcelona o Amsterdam trabajando con chicos jóvenes. Y, tras la transición de la marcha de Ferguson, llega José Mourinho con ganas de revancha tras su fracaso en el último curso en el Chelsea y con la herencia de fantásticos chicos de la cantera.

En muchas conversaciones futbolísticas es sencillo escuchar que el técnico luso es extremadamente defensivo pero sus números en su carrera no dicen lo mismo. Es fácil invocar a aquella lateralidad de Eto’o en el Camp Nou o a sus planteamientos en el Madrid frente a Guardiola. No pretendo engañar a nadie. Es cierto que Mourinho primero busca cimentar una buena defensa pero también le gusta dar espectáculo. Los 100 goles una temporada en el Real Madrid no mienten.

Sus fichajes –uno por línea- dan un tremendo salto de clase a la escuadra. La plantilla estaba dotada de mucha cantidad pero quizás faltaba calidad en algunas zonas. Por ello se han gastado casi 200 millones de libras en tan solo cuatro refuerzos pero sabiendo que ahora la Premier League es posible. Bailly, procedente del Villarreal, buscará darle solidez a una defensa donde Smalling empieza a erigirse como líder. Henrikh Mkhitaryan, por su parte, proveerá al entrenador su capacidad de atacar los espacios y de jugar al contraataque como mejor hizo en el Dortmund.

Asimismo, está Ibrahimovic. El sueco, que viene de ser el rey de París, sabe que él puede ganar por sí mismo. Desde Van Nistelrooy, quizás, el United no tenía un nueve así, capaz de ganar por sí solo. Y finalmente, tras unas arduas negociaciones, pone la guinda al pastel con Pogba. Ese centrocampista box to box por el que Mourinho suspiraba. Su bomba. Obviando su precio inasequible, el francés defiende, ataca y tiene todas las características para triunfar en las islas.

Los red devils, tras ganar al Leicester en la supercopa inglesa, tienen la ilusión por las nubes. Los fichajes extravagantes, las derrotas o los pitos parecen que se van a mudar del teatro de los sueños. Jugando la Europa League –los equipos de la Premier suelen despreciarla- la liga es la máxima prioridad. Ganarla significa rememorar los buenos tiempos, volver a la Champions y –esta va dedicada a José Mourinho- batir a los “vecinos ruidosos” y a la vez a su némesis, aquel hombre de Santpedor. El Manchester United es uno de los favoritos y tiene mimbres para hacerlo. Pero en el fútbol, que es tan bonito porque es impredecible, nunca se sabe. El tiempo lo dirá.

 

 

Obviando su precio inasequible, el francés defiende, ataca...

...y tiene todas las características para triunfar en las islas."

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto