Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Se sube el telón y arranca la liga más abierta del panorama futbolístico mundial. Las expectativas y exigencias son altísimas desde el minuto cero y así ha sido reflejado en los diez primeros partidos de la jornada inaugural de la Premier League. ¡Luces, cámara y acción!



El Liverpool sufre pero asalta el Emirates Stadium

[Por Álvaro Canibe]

El Liverpool venció en la visita al Emirates Stadium en un partido con signo Premier en el que el Arsenal acusó su irregularidad. Tras adelantarse en el marcador, el conjunto red dio la vuelta al encuentro poniendo el 1-4 en el minuto 63. Los jugadores de Wenger hicieron dos goles que dieron emoción a un partido vibrante. Finalmente, victoria por 3-4 para el conjunto de Merseyside.

Volvía la Premier League y el sorteo del calendario deparó un Arsenal-Liverpool en la primera jornada. Dos equipos llamados a volver a ser grandes y alcanzar cotas más altas en la competición liguera. Dos equipos con calidad e historia para pelear por todo. Tras un verano muy corto debido a la larga duración de la Eurocopa y lesiones de jugadores importantes, ambos equipos llegaban con bajas importantes a este duelo. Jürgen Klopp apostó por el 4-3-3 que tan buen resultado le dio en el encuentro frente al Barcelona (4-0). Henderson como pivote y Lallana y Wijnaldum - que debutaba con el Liverpool- eran titulares. Mané, Coutinho y Firmino como falso ‘9’ completaban el ataque. El sorprendente Ragnar Klavan se estrenaba como titular. Por su parte, el Arsenal llegaba con muchas bajas en el centro de la zaga y tenía que formar con Holding y Chambers. Sorprendía la alineación de Elneny en detrimento de Xkaha, flamante fichaje, ‘gunner’. Iwobi, Walcott, Ramsey y Alexis acababan el once.

El partido comenzaba con el guión ‘a priori’ esperado. Ambos equipos iban a pelear por llevar el control del partido, pero era el Arsenal quien se hacía con la posesión y llevaba la iniciativa. A pesar de ello, el Liverpool intentaba salir a la contra y hacer daño. Walcott, Ramsey y compañía intentaban hacer daño a un Liverpool que fallaba en la salida de balón a pesar de que Henderson mantenía el tipo. Los problemas empezaron a llegar para el Liverpool cuando, en una jugada aparentemente sin peligro, Alberto Moreno cometió un penalti sobre Walcott. El propio jugador inglés era el que lanzaba el penalti, pero aparecía un genial Mignolet para salvar a su equipo del 1-0. Apenas duró un minuto la ilusión en el bando ‘red’, ya que en el enésimo fallo en la salida de balón Iwobi asistió a Walcott que aprovechó la ausencia de Alberto Moreno para hacer el primero del encuentro. Al Liverpool le costó reaccionar y eran los locales quien aprovechaban ese bajón. En el primer minuto de los dos que añadió Michael Oliver, Holding cometió una falta sobre Coutinho. Y es entonces cuando apareció el mago brasileño, ausente durante la primera mitad, para inventarse un tiro directo perfecto y empatar a uno el marcador sobre la bocina. Se llegaba al descanso con un 1-1 soñado para el Liverpool tras el transcurso del primer acto.

La segunda parte iba a deparar un guión muy diferente a la primera. A cualquiera le hubiera gustado estar presente en la charla de Jürgen Klopp para ver que dijo para que esos muchachos salieran como kamikazes a por el partido. El Liverpool salió con la cara cambiada y apenas cuatro minutos después del inicio dio 24 pases seguidos para que Adam Lallana finalizara el trabajo y pusiera por delante a los suyos. El vendaval ‘red’ no se quedó ahí y apenas cinco minutos después llegó el 1-3. Otra gran jugada coral acabó con la carrera de Clyne, que puso un centro perfecto a los pies de Coutinho para que el brasileño hiciera el segundo en su cuenta particular. El conjunto de Wenger estaba desdibujado y empezaron a aparecer los problemas físicos. Alex Iwobi tuvo que ser sustituído por Oxlade-Chamberlain y unos minutos más tarde era Ramsey quien sufría molestias. En su lugar entraba Cazorla, intentando frenar el temporal en el Emirates. Los dos cambios - obligados- no surgieron efecto y el Liverpool fue capaz de hacer el cuarto. Tras recibir un balón largo de Lallana, Sadio Mané se fue hasta de tres rivales para pisar área, amagar, recortar y colocar el balón en la escuadra izquierda de Petr Cech, que poco pudo hacer. Uno de los goles de la jornada en el debut del senegalés con la camiseta ‘red’. Era el partido soñado por cualquier aficionado ‘scouser’ y por cualquier miembro de la plantilla y cuerpo técnico del Liverpool. Pero aún quedaba tiempo para la reacción del Arsenal. Un minuto más tarde Oxlade-Chamberlain, tras una gran jugada individual, recortaba distancias en el marcador. Xhaka debutaba con el Arsenal y Emre Can sutituía al lesionado Coutinho. El ritmo era demoledor y a 15 minutos del final Chambers mandaba un cabezazo a la red para ajustar aún más el marcador. Los gunners buscaron el empate sin mucho acierto, y el Liverpool no sufrió en exceso para sumar la primera victoria de la temporada en una - de las muchas- plazas difíciles de la Premier League.

Victoria de mérito de un Liverpool que fue de más a menos a raíz del gol de Walcott. Los jugadores de arriba se enchufaron y fue imposible de parar para un Arsenal con muchas bajas (Koscielny, Gabriel, Mertesacker, Özil y Giroud). Tras su primer tropiezo, el Arsenal viajará al King Power Stadium para medirse al Leicester City, que también cayó derrotado en la primera jornada. Por su parte, el Liverpool se enfrentará al recién ascendido Burnley en Turf Moor antes de afrontar la visita a White Hart Lane.



El Swansea amarga el regreso del Burnley a la Premier

[Por José David Puentes]

Volvió el fútbol a Turf Moor, volvió la mejor liga del mundo. Sin embargo la alegría no fue total en Burnley, ya que el Swansea ganó gracias a un gol de Leroy Fer en el tramo final del partido que haría que los tres primeros puntos viajaran al casillero del equipo del sur de Gales.

La primera jornada siempre genera una gran emoción alrededor de los equipos, ya que puede determinar un buen comienzo para lograr sus respectivos objetivos, sobre todo si se juega en casa ante tu afición como era el caso de los recién ascendidos “Clarets”.

El Burnley salió decidido a plantarle cara al Swansea y para ello Sean Dyche alineó a los once hombres que hicieron al equipo campeón de la Championship la temporada pasada, dejando de esta forma al nuevo fichaje Berg Gudmundsson en el banquillo. Por su parte, en el once del Swansea se podía ver a la pareja de centrales Amat-Fernandez en su intento de hacer olvidar a Ashley Williams, y a uno de los nuevos fichajes, Fernando Llorente, en la delantera.

En los primeros minutos del partido se podía observar el nerviosismo de ambos conjuntos, lo que provocaría toda clase de fallos. Estos errores se harían evidentes en la gran cantidad de faltas cometidas, en apenas diez minutos ya se habían cometido más de diez faltas. De esta forma llegaría la primera ocasión clara del partido, un balón colgado por Routledge que remató Llorente sin demasiado peligro a las manos de Heaton.

En los últimos minutos de la primera parte, llegó la primera ocasión clara de los locales a través de las botas de Andy Gray con un disparo que se fue por encima de la portería defendida por Fabianski. Justo después llegó la réplica de los swans a través de un tiro desviado de Routledge. Posteriormente un par de ocasiones más de los cisnes llegaron en un partido que estaba siendo muy poco fluido debido a las constantes faltas que obligaban al colegiado a detenerlo.

El descanso no trajo ninguna novedad, y es que tras los 15 minutos del descanso ninguno de los dos equipos parecía haber cambiado en algo su intención. El Burnley empezó llevando la voz cantante en el juego y la primera ocasión de la segunda parte llegó por medio de Vokes que Fabianski despejó a corner.

Ante la falta de juego de su equipo, Guidolin movió el banquillo y decidió sacar a Sigurdsson. En sus botas estuvo la ocasión más clara del encuentro hasta ese momento, un potente disparo que despejó el portero del Burnley a córner. En ese mismo córner Federico Fernández envió el balón por encima del larguero desaprovechando una ocasión manifiesta de gol.

Todo parecía indicar que el encuentro acabaría en un empate sin goles, pero en el minuto 82 Jefferson Montero centraba el balón para que Llorente rematara, sin embargo su gran cabezazo sería detenido por Heaton aunque no atajado, y el rebote llegó a Leroy Fer que remataría a placer para poner el 0-1 en el marcador. El Burnley todavía contaría con algunas ocasiones para intentar empatar, sin embargo el resultado ya no se movería y los 3 puntos volarían a Gales.



Dos partes diferenciadas

[Por Daniel Fernández]

El Everton, en el estreno de su nuevo técnico, empató frente al Totthenham en el primer encuentro de la temporada. Los locales, tras un inicio fulgurante, consiguieron ponerse por delante en el luminoso tras un afortunado tanto de Barkley. Lamela, de cabeza, firmó el empate definitivo.

Goodison Park, lugar de grandes proezas pasadas, invitaba a los Spurs a jugar un partido trampa en suelo scouser. Tras una pretemporada de dudas, los anfitriones querían sorprender a los de Londres desde el primer minuto. Y lo consiguieron. Koeman dispuso a su conjunto con una defensa de tres con McCarthy como carrilero, Holgate debutando en el flanco derecho de la defensa y con la aparición de Deulofeu como falso nueve. Los de Pochettino, sin embargo, jugaron con lo esperado. Solo Wanyama, que entraba por el sancionado Dembélé, cambiaba la disposición que casi les da la corona la temporada pasada.

Barkley, nada más comenzar, puso el primero de la tarde tras un centro envenenado que nadie pudo tocar. Los toffees, en un primer acto lleno de esfuerzo y orgullo, probaron a Lloris con ahínco. Jagielka y Mirallas fueron los primeros en chutarle hasta que el francés dijo basta. El capitán, que tuvo que dar paso a Vorm por lesión, vio como su compañero salvaba un mano a mano de Deulofeu tras un pase suicida de un defensor.

En una competición en la que los entrenadores han cobrado una importancia capital, Goodison disfrutó de una partida de ajedrez entre dos genios. Pochettino, en la segunda parte, al ver que la línea de tres mediapuntas sufría por la disposición blue, decidió poner a Janssen. El holandés, que se salió en la Eredivisie, fijó a los tres centrales de atrás y dio libertad a Kane y Alli. El control del partido cambió de bando y, tras un maravilloso centro de Walker, Lamela igualó fuerzas.

Los de White Hart Lane, alentados por el tanto, buscaron con fuerza los tres puntos. Ahí, surgió el hombre que llegó por la puerta de atrás, del que nadie hablaba, pero que ahora conocerán en Merseyside. Stekelenburg, tras llegar gratis este verano, sacó una mano a Janssen milagrosa cuando el delantero estaba a cinco metros de la portería. Y, a seis minutos del final, la tuvo Lamela con otra descomunal parada del arquero local. Así acabó el encuentro con el Everton pidiendo la hora en un punto de muchísima fe y con el Totthenham con un regusto amargo final.



Costa enloquece a Conte

[Por Daniel Fernández]

El Chelsea ganó in extremis, con un gol final de Diego Costa, en uno de los muchos derbis de Londres frente al West Ham. Collins, en una jugada a balón parado, había igualado el tanto inicial de Hazard tras un error garrafal de Antonio.

Esta querida Premier League denominada, en algunos lugares, como la liga de los entrenadores cerró la jornada con uno de los grandes técnicos de nuevo contra las cuerdas. Era el turno de Conte, esta vez, saliendo por la caseta de Stamford Bridge sabiendo que debía iniciar bien el curso ya que el penúltimo que se sentó en el banquillo cargó con demasiado peso hasta el despido, por un comienzo horroroso.

El West Ham, por su parte, salió con tres nuevos refuerzos pero sin su estrella: Dimitri Payet. Sin el galo, los hammers se mostraron cohibidos por el ambiente del Bridge. Los locales, sin embargo, carecían de futbol con Willian y Matic en version off. Solo Hazard, algunos detalles de Oscar y los balones parados inquietaban a Adrián.

Los visitantes, que buscaron el empate desde el pitido inicial, sufrieron el contratiempo de Ayew en el primer tiempo, marchándose lesionado. Ya en la segunda, con tan solo dos minutos disputados, Antonio cometió una doble torpeza. Primero perdió la pelota en las postrimerías del área y, al girarse, cometió un penalti sobre Azpilicueta. Hazard, que el año pasado estuvo inexistente, chutó por el medio engañando al arquero español para poner el primero de la noche en el luminoso.

Costa, mientras, siguió en el plan del año pasado. Tras la primera amarilla, por protestar, hizo una entrada a Adrián terrorífica que debería haberle costado la segunda cartulina y la consiguiente expulsión. El árbitro decidió mirar hacia otro lado como posteriormente hizo con una mano de Byram dentro del área.

Slaven Bilić, asimismo, decidió incluir a su mago. Payet entró por Nordtveit –que estuvo flojo en su debut- buscando un punto de fe. Y los hammers marcaron pero nadie podía pensar que fuera Collins que, tras varios rebotes en el área, empaló con su izquierda una volea a la que nada pudo hacer Courtois. El estreno de Conte en su nuevo feudo parecía que iba a ser fallido. Pero llegó Diego Costa –que merecía estar en la ducha- para poner el 2-1 tras un inapelable disparo donde más duele. Finalmente, Carroll, que estuvo mal, tuvo la última para equilibrar un encuentro que, con el planteamiento inicial, no buscaron ganar. Y, por ello, ni empataron.



Resto de la jornada

En el resto de la jornada el Hull City protagonizó la sorpresa, ya que con solamente 13 futbolistas profesionales y sin entrenador, consiguió vencer al actual campeón de la Premier League, el Leicester City. El Southampton empató con el Watford (1-1), mismo resultado del Middlesbrought-Stoke en el que Alvaro Negredo debutó con gol. Mientras, el Crystal Palace de Alan Pardew caía derrotado ante el West Brom de Tony Pulis (0-1), con un gol de Salomón Rondón. La jornada sabatina la cerró el debut de Pep Guardiola en el Etihad ante el Sunderland, con una victoria del Manchester City por la mínima (2-1). Sin embargo el vecino de enfrente, Manchester United, venció a domicilio con total autoridad (1-3) a un inofensivo Bournemouth de Eddie Howe. Ibrahimovic y Rooney se unieron al gol inicial de Juan Mata en Dean Curt.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto