Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Unos producen otros venden. Una verdad absoluta que afecta de lleno al fútbol; hay equipos que crean grandes promesas y los convierten en jugadores de repercusión, mientras que otros se encargan de pagar un alto precio por ellos. Es el caso del Southampton F.C, uno de los equipos que mayor rentabilidad sacan a su cantera.

The Southampton F.C. Academy, conocida también como 'Saints Academy', sigue cosechando los frutos de su gran trabajo en categorías inferiores. Una fórmula que comenzó a potenciarse en el año 2009, cuando el Southampton cae a las tinieblas de la League One y se encuentra en una situación crítica a nivel institucional. El club se ve obligado a fortalecer esa idea de crear los jugadores de la casa y, desde ahí, volver a recuperar su sitio en el fútbol inglés. El resultado fue incuestionable, en solo tres temporadas los Saints volvieron a la élite y lograron reenganchar a una afición que había pasado unos años de lúgubre y tenebrosa oscuridad. Un modelo que está fraguando una etapa de ensueño, en una ciudad con apenas 400.000 habitantes pero con un sistema de formación reconocido por todo el fútbol británico.

Ilustres figuras del fútbol inglés pasaron por sus categorías inferiores; uno de las personalidades de mayor envergadura fue el máximo goleador de la historia de la Premier League, Alan Shearer. El Southampton llegó a un acuerdo con el Blackburn Rovers, por el traspaso de Shearer, cercano a los 3,5 millones de libras. Unas cifras que serían superadas por la venta de Wayne Bridge al Chelsea; el conjunto londinense pagó cerca de 7 millones de libras e incluyó en la operación al defensor francés Le Graux. Dos ventas que cimentaron el despegue del Southampton como club 'vendedor'.

Quizás, el jugador más representativo a la hora de hablar del Southampton es Matt Le Tissier. 'Le god', apodo por el que es conocido, no nació en esta ciudad, pero su pasión por los Saints le hizo ser más que un hijo adoptivo. Procedente de Guernsey, allá por unas diminutas islas situadas entre Inglaterra y Francia, llegó a Southampton en 1985 y se marchó 16 años después dejando un legado imborrable. Le Tissier fue un jugador de peso en la Premier, esa clase de estrellas que la gente pagaba por ver en acción. Un auténtico astro que, teniendo ofertas de los equipos más poderosos del campeonato, prefirió quedarse en Southampton. Su amor por el club y la ciudad, le hicieron pelear por no descender en vez de intentar alzarse por objetivos de mayor envergadura. Una clase de jugador en peligro de extinción.

Siguiendo esta estela de grandes jugadores, aparece una perla cuidada y creada en el seno de la Saint Academy. Theo Walcott, uno de los componentes 'gunners' más carismáticos, tiene sus raíces ancladas en el equipo del sur de Inglaterra. Walcott fue el jugador más joven en debutar con la camiseta del Southampton, con tal solo 16 años. Solo un año antes había rechazado al Chelsea, su sueño era jugar con el primer equipo y luego seguir creciendo. Disputó 20 partidos y fue suficiente para que el Arsenal, bajo expresa petición de Arsene Wenger, pagara cerca de 11 millones de libras por el jugador inglés. Su compañero de habitación durante su paso por la Saint Academy fue Gareth Bale; tampoco necesitó mucho tiempo para dar el salto a la Premier, en este caso al Tottenham. Los Spurs pagaron cerca de 14 millones de libras por el jugador de Gales. Ahora es la estrella mundial que todo el planeta conoce.

Una de las temporadas más gloriosas de los Saints fue de la mano de Pochettino y un puñado de chavales, procedentes de la Academy, que relanzaron el nombre de Southampton en la Premier League. Un crecimiento certificado en la temporada 2013/2014; los Saints quedan octavos y hay varios nombres que brillan con más intensidad que el resto. Luke Shaw, Adam Lallana y Chambers, tres jugadores procedentes de las categorías inferiores y que su buen rendimiento dejó en las arcas del club una cifra cercana a los 80 millones de libras. Números récord para los Saints, dejando patente los frutos del trabajo en las categorías inferiores. Los fans del Southampton, atónitos por la cantidad de dinero ingresado, no eran conscientes que, con esas ventas, iba a comenzar una de las etapas más ilusionares del club. Incluso bromearon con la posibilidad de repescar a Gareth Bale con todo el dinero ganado, un jugador al que se le guarda gran cariño por esta ciudad al sur de Inglaterra.

En 2015 lograron alzarse con la U21 Premier League Cup, derrotando al Blackburn Rovers en el estadio de St Mary's ante más de 12.000 fans. Una nueva generación de canteranos que comienzan a asomar la cabeza, como Matt Targett; prometedor lateral izquierdo de 21 años e internacional con las categorías inferiores de Inglaterra. Olomola, veloz extremo de 19 años nacido en Nigeria y que siempre está en la cabeza de Claude Puel, aunque no se descarta una cesión a League One para potenciar su futuro. Reed; centrocampista que alterna la categoría U23 con el banquillo del primer equipo. O, la joya de la corona Saint, James Ward-Prowse. Mediapunta con llegada, internacional y capitán inglés U21; de gran cotización en el mercado anglosajón. Varios equipos de la Premier siguen sus pasos y su traspaso no sería nada barato. A sus 22 años, ya ha disputado cinco partidos en Premier League, anotando su primer gol ante el West Ham en el Estadio Olímpico de Londres. Integrantes de un futuro que sonríe a los Saints, disfrutando de la Europa League y sabiendo rehacerse a las constantes remodelaciones que sufre su plantilla. El precio que hay que pagar por hacer las cosas tan bien.

 

 

Unos producen otros venden. Una verdad absoluta...

...que afecta de lleno al fútbol."

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto