Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Brian Clough es sin duda una de las figuras más destacadas de la historia del fútbol inglés. Jugador y entrenador de gran nivel, aunque sus mayores éxitos los consiguió como entrenador. 2 Copas de Europa, ambas con el Nottingham Forest y 2 ligas, una en el propio Nottingham y otra en el Derby County. Clough era una persona especial, tenía un ego desmedido y era arrogante y polémico, pero a la vez muy claro. Aborrecía el juego duro y era amante del buen fútbol. También destacaba su carácter y su capacidad de motivar a sus jugadores. Trataba de inculcar a sus jugadores unos valores que se estaban perdiendo en el fútbol así como el juego limpio. “Si Dios hubiera querido que el fútbol se jugara en las nubes, no habría puesto hierba en el suelo”, esta era una de sus frases más célebres. A continuación, Brian Clough, un hombre diferente.

Clough comenzó como futbolista en el Middlesbrough, donde fue un grandísimo delantero con una impresionante capacidad para anotar goles. En los 222 partidos que jugó en el “Boro” anotó 204 goles, casi una media de 1 gol por partido. Todos estos partidos los disputó en Segunda División. Más tarde se fue al Sunderland, donde llegó a ser internacional con Inglaterra. Sin embargo, tuvo que retirarse pronto, ya que sufrió una rotura del ligamento cruzado que le impidió volver a jugar a buen nivel. Clough tan solo disputó 3 partidos en Primera División.

Inmediatamente después de dejar su carrera como futbolista se sentó en los banquillos. Su primer equipo profesional fue el Hartlepool, donde se convirtió en el entrenador más joven del fútbol profesional inglés. En Hartlepool contó como ayudante con su ex compañero Peter Taylor, quien le acompañó durante la mayor parte de su carrera y a quien consideraba fundamental tanto en su vida como en los banquillos. En la ciudad del noreste de Inglaterra también coincidió con un joven John McGovern, al que ficharon con tan solo 16 años. El centrocampista siguió a Clough allá donde fue el entrenador, incluso 14 años después de este fichaje fue el encargado de levantar las dos Copas de Europa que consiguió el técnico Inglés.

Después de romper las relaciones con el presidente del Hartlepool, Clough y Taylor se marcharon al Derby County, club que por aquel entonces jugaba en Segunda. En su segunda temporada al frente del Derby, Clough consiguió el ser campeón de Segunda División, consiguiendo así el ascenso a Primera. En la temporada 1971/72 consiguió lo inimaginable unos años antes, hacer al Derby County campeón de liga. La temporada siguiente los “carneros” participaron en la Copa de Europa. En la competición continental cuajaron un gran papel, llegando hasta las semifinales, donde cayeron frente a la Juventus, en una eliminatoria que estuvo marcada por las injusticias arbitrales que sufrieron los ingleses. Clough tuvo multitud de desavenencias con la directiva, por ello, en 1973 fue despedido como entrenador del Derby County.

Su destino fue el Brighton, que por aquel entonces jugaba en Tercera División, en el club del sur de Inglaterra tan solo estuvo poco más de media temporada, donde consiguió unos más que discretos resultados, consiguiendo 32 puntos en otros tantos partidos. Al finalizar esta temporada, Clough dejó el Brighton. Su sucesor fue Peter Taylor, su ayudante desde 1965, sería la primera vez que iban a trabajar juntos desde el año ya mencionado.

Después de esta etapa llegó la época más extraña en la carrera de Brian Clough. Su destino fue el Leeds United. Equipo donde estuvo durante 16 años el archienemigo de Clough, Don Revie. Clough siempre había criticado el estilo de Revie al frente del Leeds, ya que se caracterizaba por el juego sucio. Los jugadores se mantuvieron fieles al anterior entrenador y Clough no consiguió conectar con ellos, sobre todo con los capitanes. Esto chocó con el carácter de Clough, quien en su primer día les espetó a sus jugadores lo siguiente: “hasta donde yo se, podéis tirar todas esas medallas que habéis ganado estos años a la basura, ya que las ganasteis todas robando”. Como es lógico Clough no triunfó en Leeds. Tanto es así que pese a fichar jugadores de su confianza como McGovern, el bueno de Brian solamente dirigió al Leeds United durante 44 días. La historia de estos 44 días la ilustra perfectamente el escritor David Peace en uno de los mejores libros de fútbol que he podido leer: “Damned United”, en español “Maldito United”.

En enero de 1975 fichó por el Nottingham Forest, que por aquel entonces estaba en Segunda División. Pronto fichó a sus jugadores predilectos McGovern y O´Hare, a los que se había llevado al Leeds. Sus dos primeras temporadas fueron muy discretas, pero en su tercera temporada en el Nottingham las cosas cambiaron. Peter Taylor había terminado su contrato con el Brighton y volvió a ser ayudante de Clough. Con el binomio Clough-Taylor volvieron los éxitos, el Nottingham acabó la temporada tercer y consiguió el ascenso a la First Division, el nombre de la Primera División por aquel entonces. La planificación para la temporada siguiente fue magnífica, ya que el Nottingham se aprovechó de descartes de otros clubes o de jugadores veteranos. En su primera temporada en la máxima categoría, los pupilos de Clough fueron campeones de liga, y estableció el récord de más partidos sin perder, estando 42 partidos sin conocer la derrota. Este récord permaneció intacto hasta la llegada del Arsenal de “Los Invencibles”, quienes en 2004 rompieron dicha marca.

La siguiente temporada fue la del estreno del Forest en la Copa de Europa, y para sorpresa del público se proclamó campeón, superando en la final disputada en el Olímpico de Múnich al Malmö. El año siguiente volvieron a conseguir lo imposible, fueron de nuevo campeones de Europa, esta vez venciendo en el Santiago Bernabéu al Hamburgo del gran Kevin Keegan, en gran parte gracias a la actuación de su guardameta Peter Shilton. Al conseguir su segundo título continental, el Nottingham se hizo poseedor de un curioso récord que todavía hoy se mantiene. El Nottingham Forest es el único equipo que tiene más Copas de Europa que ligas. Ya que el conjunto entonces entrenado por Clough se alzó con 2 Copas de Europa, mientras que tan solo ganó 1 liga. En 1982 Taylor y Clough se volvieron a separar, algo que hizo que Clough dejara de cosechar grandes títulos.

La temporada 1992/93 fue la última de Clough al frente del Nottingham, el entrenador que ya estaba sumido en un grado avanzado de alcoholismo no fue capaz de impedir el descenso de su equipo, y de esta manera se retiró, descendiendo al equipo que él mismo había ascendido y al que había hecho campeón de todo. Clough siempre fue el eterno candidato a seleccionador inglés, pero por diversas circunstancias nunca ocupó ese lugar, en parte porque sus declaraciones y su estilo polémico no gustaban nada en la FA. En 2004 el que fuera entrenador del mejor Nottingham de la historia falleció. Y en su honor se erigieron estatuas en Middlesbrough, su lugar natal, y en Nottingham, donde se convirtió en el mejor entrenador inglés del momento. O como él dijo en su día: “yo no diría que fui el mejor entrenador, pero sí que estaba en el top 1”. Este era Brian Clough, un entrenador y una persona diferente, el auténtico “Special One”.

 

 

Yo no diría que fui el mejor entrenador...

...pero sí que estaba en el top 1.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto