Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Tras pasar una temporada coqueteando con el descenso, el Swansea parecía haber aprendido de sus errores dándole poder completo a Paul Clement para montar una plantilla a su gusto con la que pasar un temporada más tranquila y por qué no, soñar con volver a estar en la parte media-alta de la tabla. Sin embargo, la directiva del equipo galés parece no haber aprendido nada de su primera temporada dirigiendo al equipo.

El primer gran error, aunque tal vez el único que no se podía evitar, ha sido no construir el nuevo proyecto usando como pilares fundamentales a Fernando Llorente, Sigurdsson y Paul Clement. Los tres fueron los grandes salvadores del equipo la temporada pasada, bien por sus goles y asistencias o bien por darle una lavada de cara a un equipo que parecía sentenciado antes de navidad. Ahora mismo, de esos tres solamente queda el técnico inglés, ya que Sigurdsson puso rumbo al Everton tras un largo pulso en verano, y Llorente lo hizo rumbo a Londres para jugar a las órdenes de Pochettino.

Realmente poco o nada podían hacer en Swansea para retener a sus dos mejores hombres ya que los equipos interesados por ellos jugaban en un escalón por encima. Lo que si se podría haber hecho mejor es el momento en el que los jugadores se marcharon. Un año antes, el Swansea dejo marchar a Ayew y al que fue su capitán, Ashley Williams, en los últimos días de mercado sin tener tiempo a fichar a sustitutos de la misma calidad, y sobre todo sin darles tiempo a integrarse en el equipo. Esta temporada, Llorente se marchó en las últimas horas del mercado, y Sigurdsson se marchó a unos días de acabar el mercado tras estar todo el verano sin entrenar con el equipo. El problema ya no es solo que el equipo ha comenzado “cojo” por el hecho de perder a sus dos jugadores claves, si no que los fichajes para sustituirlos han llegado a final del mercado provocando que su adaptación al equipo les cueste varias jornadas de liga.

El otro problema grande viene de los fichajes. Roque Mesa está experimentando lo que vivió Borja Bastón la temporada pasada; un jugador que apuntaba a ser importante pero que no está jugando lo esperado. En el caso de Mesa, es un jugador que Clement debería incorporar al equipo para darle un ritmo que ahora mismo no tiene el centro del campo. Por otra parte, los sustitutos de Llorente y Sigurdsson no están ni en la forma que deberían ni integrados en el equipo, lo que supone un gran problema. Bony ha vuelto al equipo galés para recuperar su mejor versión e intentar hacer olvidar a Llorente. Sin embargo, el jugador marfileño lleva dos temporadas prácticamente sin jugar y muy alejado del rendimiento que dio en el pasado, y del rendimiento que Llorente ofreció la temporada pasada. Por su parte Clucas y Renato Sanches tienen como misión que el aficionado de los cisnes no se acuerde del jugador islandés. Clucas da cierta estabilidad al equipo pero no tiene la misma capacidad de llegada y juego que daba Sigurdsson. Por su parte, Renato Sanches tiene varios problemas: llegó el último día de mercado, no conoce el idioma, y no ha jugado todo lo que le habría gustado en Munich. Además se le suma la presión por ser quien es y estar destinado a ser una estrella del fútbol en los próximos años.

El Swansea ha repetido errores de la temporada pasada, y puede que esta temporada no corra la misma suerte que la anterior. Por lo pronto, Clement solo ha sumado un punto más que Guidolin a estas alturas, cuando fue despedido. El Swansea deberá volver a encajar las piezas una vez más si quiere seguir una temporada más en la Premier League.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto