Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

El 27 de Julio arrancaba el nuevo proyecto multimillonario del Everton jugándose entrar en Europa League vía previa contra el Ruzomberok. Tras vencer ambos partidos por la mínima, se enfrentaría al Hajduk Split de Croacia, rival al que ganaría por un global de 3-1. El Everton se enfrentaba a su temporada más revolucionaria del último lustro.

La baja de Romelu Lukaku dejó en las arcas del equipo de Liverpool en torno a 85 millones euros, cantidad que haría menos traumática si cabe la baja del jugador franquicia del club. Como para todos es sabido, Lukaku fue durante los cuatro años que estuvo en Goodison Park el máximo artillero del club con 88 goles en partidos oficiales y más de 160 partidos disputados. Así pues en el momento que se comunica que Lukaku no va a seguir en el club, la dirección deportiva del Everton junto a Ronald Koeman tienen que poner en marcha una especie de remodelación del equipo, tanto en busca de un nuevo bloque de jugadores que hagan que la marcha de Lukaku no sea tan significativa, como en la búsqueda de ese jugador que ilusione a la afición y que haga que la afición vaya con ganas al estadio para ver como el club consigue sus objetivos, lejos de conseguirse en este momento, a la vista está.

El elegido era Wayne Rooney, el hijo pródigo volvía a casa ya consagrado como una de las mayores estrellas de la historia de la Premier League, y junto a él los Klaassen, Pickford, Sandro, el central Keane, y el jugador más caro de este mercado de verano, Gylfi Sigurdsson, que llegó al club como el jugón que todo el mundo quería. Todos pensábamos que esta delantera que mezcla la experiencia y veteranía de Rooney, el descaro y la velocidad de Sandro y la técnica y calidad de Sigursson acabaría metiendo la cantidad de goles suficiente para que Lukaku quedara en un fugaz recuerdo. Pues bien, no está siendo así.

Tras 7 jornadas de Liga, el Everton ha anotado solo 4 goles, 2 de ellos de Rooney y otros 2 del sorprendente Niasse, que de estar descartado y desamparado ha irrumpido con fuerza esta temporada sin que nadie le esperara. Dos victorias por la mínima ante Stoke y Bournemouth en casa, un sorprendente empate en el Etihad contra el Manchester City que jugó toda la segunda parte con un jugador menos y cuatro dolorosas derrotas contra Manchester United, Tottenham, Chelsea y Burnley. Sí, es cierto que el calendario liguero no ha acompañado a un buen inicio, ya que ha jugado contra 4 de los 6 mejores equipos de la Premier League, pero lo que realmente condena al equipo de Koeman son las sensaciones que transmite, ya que la actitud del equipo en Old Trafford o contra el Tottenham fueron sumamente preocupantes, equipo apático y sin ninguna idea a la hora de llegar al área rival.

Falta de profundidad, jugadores como Sandro o Sigurdsson que no están brillando como se esperaba, o un sistema defensivo con muchas lagunas como muestran esos 14 goles encajados en 7 jornadas, hacen que este Everton esté lejos de ser el equipo sólido y aguerrido en casa haciendo que solo perdiera 2 de los 19 partidos en casa la temporada pasada contra Liverpool y Chelsea, y que consiguió acabar séptimo clasificado encajando una media de 1.15 goles por partido, muy por debajo de los 2 goles por partido que lleva ahora. En cuanto a la media goleadora parece claro de que los goles de Lukaku y el estilo marcado por el jugador belga, donde él solo era capaz de fabricar goles y más goles, está costando mucho de hacer olvidar. Koeman no lo ocultó en rueda de prensa: "Los jugadores están por debajo de su nivel."

Una leyenda como Peter Reid ha criticado duramente la gestión de fichajes del club y al técnico holandés, declarando que se han traído demasiados jugadores para la misma posición, y ha faltado la inclusión de un delantero centro de más garantías que Sandro, que es su primer año en la Premier. Hasta el final de mercado se estuvo intentando conseguir el fichaje del ya nuevo jugador del Atlético de Madrid, Diego Costa, llegando a poner 75 millones encima de la mesa por él, pero la voluntad de este de reencontrarse con Simeone fue determinante para cerrar las negociaciones. Lo que sí parece claro es que el club tendrá que acudir al mercado de invierno en busca de un nueve, ya que ni Sandro, ni el joven Dominic Calvert-Lewin, de 20 años, son capaces de aportar lo que busca el entrenador, y ha sido el sorprendente Niasse el encargado de meter dos de los cuatro goles del equipo en Premier League, contra el Bournemouth para dar los tres puntos.

También está la incógnita de Ross Barkley. El inglés sigue con problemas de lesión y acaba contrato con el club el próximo verano. Parece que las intenciones del centrocampista no pasan por renovar y Chelsea o Tottenham podrían ir a por él en Enero por un precio más bajo de lo normal. Lo que parece claro es que un Barkley en buen estado podría ser de mucha ayuda al equipo ya que puede imprimir ese carácter y garra que le falta al equipo en este inicio de campeonato y que solo parece tener Wayne Rooney. Otro que está por debajo de lo esperado es Klaassen, que tras llegar como buque insignia del Ajax que llegó a la final de la Europa League, parece no haber encontrado aún su sitio y no se ha estrenado en el aspecto anotador tampoco.

Tras estos resultados parece que el entrenador no piensa en tirar la toalla y espera dar con la tecla para que el Everton se aleje de los puestos de descenso que tiene a dos puntos para así llegar a posiciones más altas, lugar donde se le presuponía antes de empezar la temporada, ya que como mínimo se esperaba que estuviesen en séptimo u octavo lugar. "Estoy bastante tranquilo con eso, ya estamos trabajando para conseguir resultados de manera inmediata", afirmó Koeman.

En definitiva, que sin la mayor aportación de los Sandro, Mirallas, Sigurdsson y compañía parece que Ronald Koeman tiene los días contado en Goodison Park, ya que fuentes cercanas al propietario advierten que si en este mes el equipo no levanta el vuelo… Podría ser el final del neerlandés en el banquillo inglés.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto