Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Volver a empezar después de ganar la Premier League nunca es fácil. Ganar la máxima categoría inglesa te impregna un aura de invencibilidad que es muy complicado de corresponder. Además no hay que olvidar el evidente desgaste que supone ganar, sea la competición que sea. Y más para un equipo como el Chelsea. Con un entrenador como Conte. Una relación complicada que hasta ahora ha dado resultado.

Al final la manera de entender y vivir el fútbol de ambos es muy similar. El conjunto londinense ha ido forjando, desde la llegada en 2003 de Roman Abramovich, una identidad característica. No muy vistosa, pero extremamente competitiva. Entrenadores como Mourinho, Benítez o Conte, de perfil muy similar, han ido perfilando plantillas con unos jugadores y valores que ligan a la perfección con la personalidad de la afición y el aura que transmite Stamford Bridge. Y con Antonio Conte. Si algo ha demostrado el técnico italiano es que es capaz de competir vorazmente en cualquier contexto. Es por eso, como ya demostró en el Wanda Metropolitano o en Wembley, que el Chelsea sigue siendo peligroso.

Y es que si hay un contexto que le gusta a Antonio Conte es este, en el que no se le tiene en cuenta. El renacimiento de la Juventus o la gran Eurocopa que hizo Italia partieron de un contexto en el que no se le tenia en cuenta. El Manchester City de Guardiola y el Manchester United de Mourinho le relegaron la temporada pasada a una situación similar. Si bien es cierto que este año todo ha cambiado, y el técnico de Lecce no ha tenido los recursos ni los refuerzos necesarios para afrontar con garantías el desgaste que supone la responsabilidad de tener que volver a ganar. Incluso habiendo retenido a Costa y Matic, se hubiera antojado complicado con proyectos como los de Manchester, que cada año son más temibles.

Bien es cierto que la Premier League no es la Serie A. Ni una competición copera como lo pueden ser una Eurocopa o una Champions League, en la que el Chelsea ya ha demostrado que esta es su 'salsa' y que va a dar mucha guerra. La Premier es diferente. Exige un nivel de regularidad y recursos que ahora mismo el Chelsea no tiene. Y Conte lo sabe. Si algo no le interesa al Chelsea después de los dos últimos tropiezos ante Manchester City y Crystal Palace es seguir siendo abiertamente candidato repetir titulo. Es por eso que el técnico blue prácticamente descartó a su equipo de la pelea por el titulo. A pesar de esto, dejar fuera de la pelea a este Chelsea, sería un error. La idea de que el Chelsea repita titulo se antoja casi utópica, pero sería grotesco descartar a un equipo y un técnico que han demostrado que se manejan a las mil maravillas en las situaciones de debilidad.

No obstante, si algo se ha precipitado desde Abril es el proyecto de Antonio Conte en Londres. El futuro del italiano en Stamford Bridge. En cierto modo los dos últimos títulos ligueros del Chelsea se asemejan. Ambos empezaron en los últimos meses de Premier League una clara decadencia invisible gracias a la consecución del titulo. La de este último se vio claramente reflejada en la final de FA Cup, perdida ante el Arsenal. Un partido que, en meses anteriores, el Chelsea se habría llevado 9 de cada 10 veces. El conflicto con Costa, y la falta de entendimiento de Conte con la directiva no han hecho más que esclarecer un final anunciado.

Además, no hay que olvidar el renacer económico y deportivo de los equipos de Milan. Un renacer que busca emerger entre los grandes de nuevo, y que implica inevitablemente el interés en grandes técnicos. Y quien mejor que Conte, un Conte que esta loco por la música, y por volver a Italia.

Todos estos factores hacen que cada día el divorcio entre el Chelsea y el técnico italiano sea más evidente. Un escenario que, a pesar de lo que se pueda creer, hace más peligroso que nunca al Chelsea. En Champions League, y por que no, en Premier League.

 

Los dos últimos títulos ligueros del Chelsea se asemejan...

...presentan una clara decadencia tras la consecución del titulo.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto