Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Ryan Mason ha anunciado su retirada definitiva del fútbol tras recibir el consejo de su cuerpo médico dados los riesgos de un posible mal mayor.

No será un gol en el último minuto, un pase magistral sin mirar o una épica estirada de un guardameta. Ni tan siquiera un regate en una baldosa. Triste, pero no. Cuando un aficionado al fútbol inglés recuerde el día 22 de enero de 2017, nada de eso ocupará su memoria. Lo que traerá a su mente cualquier fanático de la Premier League cuando rememore esta fatídica vigésimo segunda jornada del campeonato liguero será la caída de Mason posterior al cabezazo recibido por Gary Cahill a la salida de un córner. Serán los eternos minutos que pasaron hasta que el futbolista del Hull City abandonó el terreno de juego, en camilla y con oxígeno. Había sufrido una fractura de cráneo y una hemorragia interna en el cerebro, algo que después de trece meses de lucha constante desencadena en la retirada oficial del ya exjugador de fútbol Ryan Mason.

Nacido en Enfield Town, un pueblo a unos 16 kilómetros al norte del centro de Londres, el joven Mason vio truncado algo más que su carrera tras el tremendo choque con Cahill. Exactamente una hora y un minuto después del encontronazo, el mediocentro entraba a quirófano con 14 placas de metal y 42 grapas insertadas en el cráneo por los neurocirujanos del hospital St Mary’s en Paddington. A pesar de no ser el centro médico más próximo a Stamford Bridge, el número 25 del Hull fue enviado directamente al St Mary’s al saberse de la necesidad de una operación inmediata. Una decisión vital para evitar que la hemorragia causase serios daños cerebrales.

Tras el éxito de la intervención quirúrgica, el jugador ‘Tiger’ permaneció ocho días ingresado antes de recibir el alta y continuar su recuperación en casa. Un proceso lento, doloroso y en el que cualquier detalle nimio como coger un simple vaso de zumo marcaba un punto de inflexión y una nueva victoria a la que aferrarse. Durmiendo entre 18 y 20 horas diarias la primera semana, Mason no confiaba en poder volver a andar de nuevo y mucho menos en retomar la práctica profesional del deporte. Su novia Rachel Peters, que reconoce que tanto ella como los doctores se temían lo peor, jugó un importantísimo papel acompañando y apoyando a Ryan en todo momento.

Durante todo el calvario que le ha tocado vivir, el canterano del Tottenham fue homenajeado por el mundo del fútbol a través de minutos de aplausos, camisetas deseándole una pronta recuperación y todo tipo de mensajes de ánimo. Con ello, el detalle que más sorprendió a Mason llegó por parte de un compañero de profesión: Petr Cech. El portero checo, que también sufrió una fractura craneal (en octubre de 2006 fruto de un golpe con el por entonces jugador del Reading Stephen Hunt), lo fue a visitar en más de una ocasión para contarle su experiencia y darle consejo para afrontar la situación.

"He trabajado incansablemente para poder volver al campo. Desafortunadamente, habiendo recibido asesoramiento médico experto, ahora no tengo más opción que retirarme debido a los riesgos que implica la naturaleza de mi lesión. Estaré eternamente agradecido por la cantidad de personas a mi alrededor que me han ayudado a recuperarme de lo que fue una lesión que puso en riesgo la vida en enero de 2017"

Casi 400 días de incesante lucha más tarde, Ryan Mason anunció su retirada del fútbol tras escuchar las sugerencias expertas que lo advertían de los riesgos que supondría un regreso. El fichaje más caro de la historia del Hull City (£13M) ve finalizada su carrera antes de tiempo por culpa de un cabezazo al intentar rematar un córner, algo que había hecho mil veces antes y le quedaban otras mil por hacer. Cedido por los Spurs a Yeovil, Doncaster, Millwall y Swindon antes de dar el paso a la máxima categoría donde jugó 69 partidos y un encuentro como internacional por Inglaterra avalan a Mason, pero hay cosas que pueden más que eso.

Mientras se encontraba en la ambulancia siendo trasladado, Ryan sufrió lo que se denomina como ‘experiencia extracorporal’: explica que vio a Rachel, su novia, caminando con dos niños. Ahora que ya es papá, cree que su visión se trataba más bien de una premonición.

En su mensaje de despedida no ha aclarado a qué se dedicará, si bien afirma seguirá vinculado al mundo del fútbol y le gustaría ser entrenador en la base. De momento ofertas no le faltan: Mauricio Pochettino ya le ha abierto la puerta del Tottenham augurando un futuro prometedor a él y a su “increíble cerebro futbolístico”. Apenado por colgar forzosamente las botas a los 26 años, Ryan Mason asegura: “I’m looking forward the next chapter now”, que traducido al español viene a decir “ahora estoy buscando el siguiente capítulo”. Un nuevo capítulo para un luchador a quien no volveremos a ver vestido de corto pero del que seguro tendremos noticias pronto.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto