Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Comenzaba el verano del año 2014 en Londres, con mucho por hacer en uno de los equipos de fútbol más laureados de la ciudad. El Chelsea necesitaba recuperar su liderazgo tanto en Europa como en Inglaterra, después de cuatro años sin conquistar la Premier League. Al mando del timón del barco blues estaría de nuevo el portugués José Mourinho.

El técnico tendría que preparar a su tripulación para la conquista de los máximos títulos posibles. Para esta nueva aventura incorporaría a jugadores como Diego Costa y Filipe Luis (Atlético), Cesc (Barcelona) y Drogba (Galatasaray). Una de las principales reformas fue en la portería, donde el mítico portero checo Petr Cech pasaría a un papel secundario en beneficio del belga Courtois. El joven guardameta llegaba tras tres grandes temporadas en el Atlético de Madrid, consiguiendo una Liga y Copa del Rey, y cambiando de camiseta de la mano de algunos de sus compañeros de ese momento. Muchas dudas llevó este movimiento en la portería pero sus grandes actuaciones acabaron callando a cualquier crítico, conllevando la salida de su rival en la portería dirección al Arsenal. Un acierto de Mourinho el relevo en la portería, y consagrando un guardameta para muchos años en el equipo de sus amores.

Sin embargo, decidió no apostar por los belgas De Bruyne y Lukaku, apostando por el brasileño Oscar y el francés Remy. Además en las filas del Chelsea que comenzó la temporada estaba el egipcio Salah, quién tras no tener muchas oportunidades en el equipo acabó marchándose en invierno con dirección a la Fiorentina de Vincenzo Montella, como moneda de cambio para la llegada del colombiano Cuadrado. Unas decisiones que a priori no parecían ser importantes haciendo balance al final de la campaña, con el paso del tiempo han confirmado que fueron un error por parte del entrenador portugués.

La vuelta a Londres fue todo un éxito en la competición doméstica, llevándose la Premier League con mucha superioridad por encima de rivales como el Manchester City de Pellegrini, Arsenal de Wenger o el Manchester United de Van Gaal. Sin embargo el objetivo de la Liga de Campeones no fue el mismo guión, cayendo derrotados en los octavos de final a manos del PSG. Todo se complicó al año siguiente, jugadores como Falcao (Mónaco) o Pedro (Barcelona) llegaban para reforzar una plantilla que quería repetir título liguero y hacerse más fuerte en Europa, descartando más adelante a uno de los fichajes de la campaña anterior como Filipe Luis.

Todo eso se fue diluyendo con el paso de las primeras jornadas ya que el equipo no encontraba su juego, cosechando malos resultados y provocando la destitución del técnico portugués a mitad de temporada. Mourinho había conseguido darle un nuevo título a su Chelsea, pero no había conseguido afianzar su idea de juego y retornarlo junto a los grandes de Europa. Incluso dejó varias dudas en sus decisiones a la hora de configurar la plantilla y descartar a varios jugadores. Su sucesor sería Hiddink, quien una vez finalizada la temporada acabaría dejando su sitio para la llegada del italiano Antonio Conte que llegaba tras dejar el puesto de seleccionador italiano. Este acabó consiguiendo la Premier League, y devolviendo al equipo a la Liga de Campeones, aunque como pasó con Mourinho, su segunda temporada no está manteniendo el nivel y ya se empiezan a escuchar rumores sobre una posible destitución.

LAS DECISIONES DEL PASADO AFECTAN AL FUTURO

En estos momentos donde el Chelsea no pasa por su mejor momento deportivo y en el que se piden fichajes, algunos empiezan a echar la mirada atrás recordando a varios jugadores que se marcharon y ahora triunfan con otra camiseta. Algunos como Filipe Luis se han vuelto a afianzar como uno de los hombres importantes del Atlético, contando para la selección brasileña en varias ocasiones, pero los nombres que más retumban son concretamente Romelu Lukaku, Kevin De Bruyne y Salah. El delantero belga se ha vuelto a encontrar en su carrera futbolística con José Mourinho tras su fichaje por el Manchester United, los 78 goles en cuatro años y sus buenas actuaciones en el Everton conllevaron al entrenador a olvidar sus diferencias y fijarse en él. Como se suele decir, rectificar es de sabios y eso es lo que ha hecho el portugués para apuntalar la posición de delantero centro.

Los dos nombres que más duelen su marcha entre los blues son Kevin De Bruyne y Salah, que triunfan en las filas de dos rivales directos, Manchester City y Liverpool respectivamente. El primero se marchó con destino a la Bundesliga, concretamente al Wolsfburgo donde estuvo poco más de temporada y media. En el equipo alemán desde el principio se convirtió en uno de los hombres importantes para Dieter Hecking, destacando tanto con su aportación con el gol como por su gran capacidad para hacer jugar al equipo. Esas buenas actuaciones le llevaron a fichar en 2015 por el Manchester City donde desde su llegada se ha convertido en la brújula del juego tanto de Pellegrini como de Pep Guardiola. Su rival por el puesto de su época en el Chelsea, Oscar, no acabó de triunfar por Europa, tomando la decisión de marcharse hacia la aventura China a la temprana edad de 21 años.

Por su parte, Salah marcó huella en Italia desde su llegada como cedido en el mercado invernal con un total de 6 goles en sus 10 partidos en la Fiorentina. Eso le conllevó despertar el interés de varios equipos, permaneciendo finalmente en la Serie A tras recalar en las filas de la Roma. Un total de 33 goles en sus dos años, resumen a la perfección sus cualidades: desborde, regate, velocidad, visión de juego, buen manejo de balón y olfato goleador. Todas esas virtudes que Mourinho no vio en su momento y que ahora tiene que sufrirlas con otra camiseta. Este verano fue una de las apuestas del Liverpool para reforzar su plantilla de cara a recuperar su lugar entre los grandes, y no ha decepcionado convirtiéndose en uno de los líderes en un ataque que completa junto a Mané y Firmino, provocando más de un quebradero de cabeza a sus rivales.

En esta temporada se han marchado Nemanja Matic, pilar fundamental del equipo, y el atacante belga Michy Batshuayi con destino al Borussia Dortmund debido a la falta de minutos. Estas despedidas volvieron a abrir las heridas, el serbio era el equilibrio y el delantero una apuesta de futuro, creyendo que es un jugador que lo estaba haciendo bien y que podía haber sido un buen referente ofensivo de futuro. A esto se le suma el bajo momento de forma de Morata, y el discutido fichaje del francés Giroud. Desde su llegada a Alemania se ha apoderado del sitio que dejó Aubameyang, marchándose al Arsenal, y ha dejado detalles de lo que puede aportar al equipo de P. Stöger. Un descarte que dentro de unos años puede llevar a otra lamentación en el club presidido por Abramóvich.

Cesc Fabregas, Morata o Pedro son algunos de los jugadores que ocuparon el puesto de los sacrificados en su momento, no consiguiendo convencer en Londres y aumentando aún más las críticas por la planificación de las plantillas. Más grave es el caso del colombiano Cuadrado quién no tuvo mucha aportación y al año siguiente acabó marchándose a la Juventus. Lo que se preguntan ahora aficionados y el mundo del fútbol en general es: ¿Qué sería de este Chelsea si no se hubiesen marchado esos jugadores? ¿Quién toma las decisiones en el equipo para que se hayan tenido que ir, triunfando en otros equipos rivales? Desde dentro de la estructura del Chelsea deben hacer autocrítica y mejorar en este tipo de detalles, centrando la mayoría de miradas en el técnico portugués José Mourinho.



                         LO QUE PUDO SER                                                                                                                         LO QUE FUE

                                                    

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto