Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Stamford Bridge. 21 de mayo de 2017. Con un tardío gol de Batshuayi el Chelsea ganaba 5 a 1 al Sunderland, quien ya había descendido a Championship. Los números del Sunderland esa temporada, de la mano de David Moyes, son, cuanto menos, demoledores. 24 puntos, 6 victorias, 6 empates y 26 derrotas. Sí, 26 derrotas. En una liga de 38 partidos. Además de ello, segundo equipo menos goleador y segundo equipo más goleado, solo por detrás del Hull, equipo que también acabó descendiendo. En aquella plantilla había nombres como Pickford, Maquillo, Januzaj, Jack Rodwell o Joleon Lescott. Algo no funcionó en esa temporada, pero lo que viene después de este descenso, es mucho peor.

Primero vamos a hablar un poco del equipo. El Sunderland es un equipo de la ciudad del mismo nombre, situada en el nordeste de Inglaterra, muy próxima a Newcastle. El equipo fue muy potente en las campañas previas a la Segunda Guerra Mundial, siendo 6 veces campeón de liga, además de conseguir vencer en dos ocasiones en FA Cup.

Todos estos casos no tienen que ver con el declive del equipo, pero si nos vienen bien para situarnos en la magnitud de equipo que es el Sunderland. Ese descenso supuso un fin a una racha de 10 años consecutivos en la máxima categoría del fútbol inglés, en la cual el Sunderland se había habituado a terminar siempre por debajo del décimo puesto.

Tras descender, el equipo tuvo que reconstruirse en todos los ámbitos, desde la plantilla hasta los despachos, donde mucha gente tuvo que dejar el club para dar el paso a sangre fresca.

Como Director Deportivo siguió Martin Bain, quien llevaba en el club desde 2016 y quien estaba en la cuerda floja desde el descenso. Bain ideo una plantilla ideada para el ascenso, con nuevas caras como Lewis Grabban, Jason Steele, Aiden McGeady o James Vaughan. Las esperanzas estaban en todo lo alto y la afición, una de las mejores de Inglaterra confiaba en volver tan rápido como habían descendido. La primera decepción de la temporada llegaría en los amistosos de preparación, cuando el Celtic de Glasgow le metió 5 en su estadio, el Stadium ofLight, un magnifico campo de fútbol con capacidad de mas de 50.000 espectadores.

Ese partido seria premonición de lo que sucedería a lo largo de la temporada. Simon Grayson fue el encargado de llevar a esa plantilla. Las derrotas empiezan a llegar, y el Sunderland avanza en la temporada en las posiciones de descenso. Muchos fueron los problemas que propiciaron esta situación. Sus porteros, los 3, acumulaban cantada tras cantada, su delantero fichado para golear, Lewis Grabban, harto de la situación del club, decidió rescindir su cesion.

Además, uno de los capitanes del equipo, el irlandés Darron Gibson, fue despedido tras triplicar la tasa de alcohol en sangre de camino a un entrenamiento. Todo empezaba a desmoronarse en el nordeste de Inglaterra.

Debido a los resultados, Simon Grayson fue despedido, como era lógico mirando la tabla clasificatoria. Desde la dirección deportiva se barajaron varios nombres, pero el que al final fue elegido es el de Chris Coleman. El entrenador galés había obtenido buena fama despues de hacer un gran papel con la selección de Gales en la Eurocopa de 2016, donde clasifico a los británicos para las semifinales.

Pero ni siquiera uno de los mejores entrenadores británicos podría revertir la situación de los blackcats. La temporada fue avanzando, y como era de preveer, el Sunderland, quien hace menos de un año estaba jugando en Anfield, Old Trafford o Goodison Park, ahora jugaría en League One. Un horrible destino para un club de los grandes de Inglaterra.

Actualmente el equipo esta tercero en League One, y si nada se complica, luchará por un puesto en Championship. Desde la llegada de Jack Ross el equipo ha dado un subidón en confianza y juego, lo que ha reabierto la esperanza de los aficionados, que semana tras semana , nieve llueva o granice, luchan para animar a su equipo.

El Sunderland esta volviendo, pero necesita tiempo.

 

El Sunderland esta volviendo...

...pero necesita tiempo.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto