Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Cuando la mañana amanece en Northampton, en el condado de Northamptonshire, un día de partido, cuando este va a disputarse en la ciudad, los seguidores del Northampton Town Football Club tienen puesta su mirada en el Sixfields Stadium, esperanzados con que su equipo saldrá victorioso y al final de temporada habrán cumplido el sueño de ascender a tercera división. Un sueño que parece muy lejano en este 2019. The Cobblers están en la decimocuarta posición de la tabla, a nueve puntos del líder, con una derrota y dos empates en sus últimos tres encuentros. Pero siguen soñando, mantienen su esperanza, porque recuerdan que un día estuvieron en la Premier League. Recuerdan que un día estuvieron en la cima de Inglaterra.

Este club, perteneciente a la ciudad del mismo nombre situada sobre el río Nene, en las East Midlands, comenzó la campaña 1960-1961 -entonces todavía no jugaban en su estadio actual, el cual inauguraron en 1994, sino que lo hacían en el County Ground, donde comenzaron a jugar en 1897- con la intención de mejorar su clasificación en las anteriores dos, en las que había quedado sexto y octavo, respectivamente cuando todo estaba dicho y hecho. Y eso fue lo que hicieron. Cuando cada uno de los 24 equipos de la cuarta división del fútbol inglés había disputado sus 46 encuentros, estaban situados terceros, siendo el conjunto que menos goles había concedido de los cuatro de arriba, aunque también el que menos victorias había conseguido, y 60 puntos. De esta forma se hicieron con un hueco para el ascenso.

Cuando un combinado sube de categoría, el principal objetivo al año futbolístico siguiente es no descender. Cada temporada tenemos ejemplos, pero basta con mirar a la clasificación en esta 2019-2020 de la Premier League. Norwich City está penúltimo, Aston Villa en el puesto 15, solo un punto por encima del tercero por la cola y el Sheffield United en el 13, a dos puntos de la última plaza para bajar. Y ese fue precisamente el objetivo de Northampton: estar al final de la campaña 1961-1962 todavía en tercera división. Finalmente, acabaron en el octavo puesto. Ese año además contaron en sus filas, aunque no durante toda la temporada, con el delantero Cliff Holton, hasta entonces del Watford, que sumó el mayor número de goles esa temporada, un récord que compartieron ambos clubes.

Iniciaba el año 1962-1963 y el Northampton partía con buenas vibras después de lo conseguido el anterior, sabiendo además que la última vez que acabaron octavos, la temporada siguiente acabaron sextos y la siguiente ascendieron. ¿Pasó lo mismo en esta ocasión? No. Fue mucho más grande lo que hicieron. Con 62 puntos se coronaron campeones de la tercera división, ascendiendo inmediatamente a la Football League Second Division. Tan solo dos años después de haber dejado la cuarta.

The Cobblers estaban viviendo muy buenos tiempos de la mano del entrenador Dave Bowen, que había entrado al primer equipo en 1959, después de la marcha de Dave Smith. Empezaron a trabajar en 1963 con la misma meta de quedarse en la división, en la segunda división. Pero también con mucha confianza viendo lo que estaban haciendo. Cuando sonó la campana final, en 1964, que anunciaba el fin de campaña, estaban en la 11ª posición, compartiendo clasificación con clubes como Manchester City, Southampton, Newcastle United, Leeds United o Sunderland. Estos dos últimos fueron los que ascendieron a primera. Pero no el Northamton, que iba a continuar un año más en la categoría.

Llegó 1965, año en que repitieron lo que habían hecho en 1963. En su segunda temporada en la Second Division, como hicieran en la Third Division, consiguieron ascender. No lo hicieron como primeros, sino como segundos. Con el delantero inglés Chris Long y el centrocampista galés Ash Taylor como los líderes del equipo. Lo habían logrado, lo habían conseguido. Cuando inició la década, en 1960, estaban en cuarta división, y cinco años después estaban en primera. La locura se apoderaba de toda Inglaterra. Nunca se había visto una subida hacia la cumbre tal, esto nunca había pasado en la liga inglesa de fútbol.

Pero la alegría no les duró mucho a los chicos de Dave Bowen. Después de una mala campaña en la Football League First Division, descendieron a segunda. El golpe fue todavía peor cuando supieron que solo se quedaron a dos puntos de salvarse, que si hubieran conseguido otra victoria más, hubieran permanecido una temporada más en la élite. Pero eso no sucedió y el Northampton se vio de nuevo en la Second Division. Ese año descendieron con el Blackburn Rovers.

Comenzaron la temporada 1966-1967 con la intención de regresar a primera, con la intención de volver a saborear la miel, de volver a competir contra los más grandes del país. Lo que no sabían es que estaban en la caída más grande que un club inglés ha tenido en su historia. Con peores números que la campaña anterior, sumando únicamente 30 puntos, aparecieron de repente en la Third Division de nuevo. ¿Qué estaba pasando? ¿Cómo podían estar de nuevo en tercera?

En 1967 perdieron además a Dave Bowen, el entrenador que los había llevado a la cima. Llegaba al banquillo Tony Marchi, cuya experiencia se basaba únicamente en que antes había dirigido dos años al Cambridge City.

Pero Los Zapateros no podían dejarse arrastrar por la corriente, tenían que remar con todas sus fuerzas, sacarlas de dónde parecía no haberlas. Hace nada estaban entre los mejores, hace nada estaban jugando en los campos de juego más prestigiosos. Ese año, con la buena racha que tuvieron en sus cinco últimos partidos (3 victorias, 1 empate y 1 derrota), consiguieron mantener la categoría tras quedar en la posición 17, cuatro puntos por encima del descenso. Northampton Town respiraban tranquilos.

Lamentablemente, por poco tiempo. En 1969, habiendo quedado como 21 en la tabla clasificatoria, cayeron a la Fourth Division, volvieron a la casilla de salida. Por si eso no fuera suficiente, con un solo punto más se hubieran salvado, con solo una victoria más hubieran quedado en un tranquilizador puesto 14. Ni siquiera les valieron las tres victorias consecutivas que lograron al final de la temporada. Pero la suerte no estaba de su lado. Cuatro años atrás estaban en la First Division, en la primera división del fútbol inglés. Ahora, estaban de nuevo al fondo del pozo, arañándose las manos con las piedras intentando escalar para ser los primeros en salir de allí.

Actualmente, Northampton se encuentra en cuarta división, conocida como English Football League Two. Desde entonces han tenido algunos ascensos, pero siempre acabando en el peor sitio posible. En estos momentos están en la decimocuarta posición, bastante lejos de los puestos que dan acceso al ascenso. Este pasado fin de semana perdieron 0-1 con el londinense Leyton Orient. ¿Conseguirán ganar el sábado que viene al Scunthorpe? ¿Podrán regresar algún día a la cima de Inglaterra?

Tan rápido el ascenso, tan rápida la caída. Del cielo al infierno en un suspiro. Northampton Town Football Club, nunca un club había subido y caído tan rápido.

 

Nunca un club había subido...

...y caído tan rápido.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto