Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Hace pocas semanas tuve la inmensa fortuna de visitar una de las ciudades más bonitas del mundo, Londres. Como buen aficionado al fútbol no podía dejar escapar la oportunidad de visitar el estadio de mi equipo favorito en Inglaterra, el Arsenal. Reconozco que soy un romántico, los estadios antiguos me gustan más, pero el Emirates tiene cosas que te hacen recordar viejos y mejores tiempos en Highbury, del que después hablaremos.

Nada más llegar se puede observar un Emirates imponente, pero esto no es lo importante, lo que más destaca son sus murales alrededor del estadio, así como sus estatuas y algún detalle más que hay dentro del estadio. Uno de sus detalles más sugerentes es el reloj ubicado en uno de los fondos. Mucha gente no lo sabe, pero este reloj ya estaba ubicado en uno de los fondos de Highbury, y los dirigentes del club quisieron mantener ese recuerdo de su antiguo estadio. Yéndonos a la parte exterior del estadio podemos encontrar murales de todos o casi todos los jugadores importantes de la historia de este grandísimo club.

Sin duda, el mejor recuerdo que el Arsenal tiene de sus leyendas y de su historia, son las estatuas que se encuentran fuera del estadio. Herbert Chapman, Thierry Henry, Tony Adams y Dennis Bergkamp son los afortunados que ilustran estas estatuas. El primero de ellos no fue solo uno de los entrenadores más importantes de la historia del Arsenal, sino que, se le puede considerar uno de los entrenadores más influyentes de la historia del fútbol. Chapman fue el primero en diseñar tácticas, fue el desarrollador de la famosa “WM”, lo que ahora sería un 3-4-3. También fue el primero en crear una “filosofía de club”. Esto quiere decir que instauró un mismo modo de juego en todo el club, desde el primer equipo hasta los más pequeños del club. Con él llegaron los primeros grandes éxitos del Arsenal, y por ello tiene su merecida estatua en el Emirates.

Tony Adams, al que muchos conocen como “Mister Arsenal”. Este sobrenombre no es casual, le viene dado porque fue capitán del club de su vida durante casi 20 años. En este tiempo se ganó el cariño de toda la afición y junto a sus compañeros de defensa perfeccionó la táctica del fuera de juego hasta unos límites insospechados. La nota negativa a su carrera la pone su alcoholismo. Sin embargo, Adams reconoció su adicción y la superó, en gran medida ayudado por su técnico, Arsene Wenger. También es hasta el momento el único jugador en conseguir levantar tres Premier League en tres décadas distintas, otro mito del Arsenal que tiene su espacio en el estadio “gunner”.

El penúltimo es también historia viva del club del norte de Londres, el holandés Dennis Bergkamp. Es uno de los mejores delanteros de la historia del club, y en la memoria de todos está su famoso gol al Newcastle, con un autopase imposible para los mortales como nosotros. Fue partícipe de la famosa liga de los “Invencibles”, aportando goles y todas sus cualidades en el club. Como curiosidad cabe destacar su miedo a volar, lo que le obligaba a desplazarse siempre por carretera. Su importancia para el Arsenal es tanta que el partido inaugural del Emirates Stadium fue el de su despedida. Su estatua rememora una de sus principales características, sus controles imposibles.

El último de ellos es sin duda uno de los mejores jugadores que yo he visto sobre un campo de fútbol. Thierry Henry tenía todas las cualidades necesarias para triunfar en el fútbol, y no escondió ni una en toda su carrera. Destacó como goleador en los “gunners”, donde consiguió diversos títulos, incluso ayudó a su equipo a llegar a una final de Champions, la cual perdieron frente al Barcelona, su siguiente equipo. Henry fue siempre un jugador determinante en sus equipos y que ha aportado allí donde ha estado. Un momento muy entrañable fue su vuelta al Emirates. Se produjo en 2012, mientras que la MLS, liga en la militaba, estaba parada. En el partido de su vuelta fue ovacionado por todos los espectadores que se daban cita en el Emirates, incluso se pudieron ver lágrimas en los ojos del bueno de “Tití”. Eso era Henry, un futbolista diferente que emocionaba a los aficionados.

El último detalle de este gran club es el trato que le da a su historia, ya no solo a sus grandes leyendas, también con su viejo estadio, Highbury. El Arsenal abandonó su anterior estadio en 2006, cuando se trasladó al Emirates. Sin embargo, Highbury sigue en pie, sus gradas son apartamentos y su campo es un pequeño parque. Sin duda lo mejor es su fachada, sigue intacta, es exactamente igual que cuando los “gunners” jugaban ahí. De hecho cuando se camina por sus alrededores te trasladas a otra época, sientes que estás dentro del libro “Fiebre en las gradas”, de Nick Hornby. Notas un ambiente distinto, y piensas que en escasos minutos llegarán los jugadores y que estás a punto de vivir un momento inolvidable.

 

 

Cuando caminas por los alrededores de Highbury...

...te trasladas a otra época. Notas un ambiente distinto"

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto