Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Termina el partido en Anfield y el marcador señala el mismo resultado que al comienzo del encuentro. La última vez que ocurrió algo así, el entrenador del Liverpool era Rafa Benítez y el del Manchester United, Sir Alex Ferguson. Jugadores como Riise, Sinama Pongolle, Luis García o Peter Crouch, vestían aún la camiseta de los ‘Reds’, mientras que los ‘Red Devils’ tenían una plantilla plagada de estrellas como Cristiano Ronaldo, Ruud van Nisterlooy, Van der Sar o Rio Ferdinand, entre otros.

Han pasado ya once años desde aquel 18 de Septiembre de 2005. Desde entonces, siempre se había marcado al menos un gol en los Derbis del Noroeste. Si fuera un aficionado del United, mis sentimientos no podrían ser otros que rabia e indignación. Y yo, como aficionado al fútbol, solo vi una hora y media de juego con dos equipos tímidos y con las ideas poco claras. Mourinho es uno de los entrenadores más exitosos de los últimos años, así como, uno de los que más cobra. Bailly les costó a los presidentes del equipo, Avram y Joel Glazer, 38 millones de euros. Por Henrikh Mkhitaryan desembolsaron 42 y, finalmente, la barbaridad de 105 millones de euros por Pogba. En total, 185 millones gastados solo en la contratación de esos tres jugadores y, ¿para qué? Vimos un equipo sin identidad y con un juego lento y previsible que se escondió detrás de la sobresaliente actuación de David de Gea. Un séptimo puesto actual más que discreto en Liga, donde están yendo de más a menos. Un 35% de posesión, un tiro entre los tres palos y, lo mejor para ellos, el punto logrado con el empate. Si no tenemos en cuenta todo lo anterior, y nos fijamos únicamente en los números, los ‘Red Devils’ consiguieron un resultado positivo.

Por su parte, el Liverpool fue el equipo que más lo intentó, el que tuvo más ocasiones y, en definitiva, el que mandó. El conjunto de Klopp, si bien es cierto que puso las ganas, no tuvo el acierto. Y precisamente eso dejó molesto al entrenador alemán. No fueron capaces de aprovechar el desacierto de un rival que solamente les superó en fuerza física sobre el campo. Coutinho se mostró participativo, sin embargo, en la más clara que tuvo, se topó con el guardameta español. Lo peor para los ‘Reds’ en un encuentro más que discreto fueron los dos puntos que se dejaron por el camino.

Esto no se puede permitir. Si algo ha caracterizado siempre al derbi y al fútbol inglés en general, ha sido el espectáculo, ese juego directo girando en torno al mediocentro ‘box-to-box’ y, sobre todo, las sorpresas y los goles, muchos goles.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto