Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

El fútbol evoluciona, negarlo sería algo totalmente equívoco, lleva haciéndolo más de 100 años. Dicha evolución nos ha llevado al nombrado por muchos “fútbol moderno”, odiado y venerado a partes iguales, contando con características tanto negativas como positivas.

Karanka y Ranieri, Aitor y Claudio. Dos hombres de fútbol que llevan más años dedicados al juego de la pelota que a otros aspectos de su vida. Ellos, ellos son los que verdaderamente han experimentado ese cambio y han vivido las dos caras de la moneda. Hace unos meses, pocos o ninguno serían los aspectos que unirían a ambos técnicos, hoy se enfrentan a la memoria y al olvido.

Se dice que la memoria es una función del cerebro que permite al organismo procesar, almacenar y recuperar la información del pasado. Aunque parece que eso no está a la orden del día en las directivas y ciertas partes de la hinchada de algunos clubes.

2016 fue el año en el que ambos técnicos llegaron a la cumbre en sus respectivos equipos. Por un lado, Aitor Karanka, tras tres temporadas en el Middlesbrough, consiguió poner a la ciudad del norte de Inglaterra a sus pies consiguiendo el ascenso a la máxima categoría del fútbol inglés, competición que no disputaban desde la temporada 2008-2009. Por su lado, en la otra parte del país, un tal Claudio Ranieri, estaba maravillando al mundo entero con una gesta que acabaría con la consecución del título de Premier League para un club que, normalmente, peleaba por no descender de categoría, convirtiendo en realidad un sueño inalcanzable para la imaginación de los fans.

Año 2017, el principio del caos. 23 de febrero; “Ayer mi sueño murió” dijo Claudio el día después de ser despedido. 16 de Marzo; Karanka es destituido. Dos fechas, 23 y 16, meses diferentes que resumen la poca memoria. El golpe de realidad que han sufrido dos clubes que, viniendo de situaciones y contextos bastante diferentes, han acabado chocándose con la certeza que les rodea y, finalmente los perjudicados han sido dos hombres que, a base de esfuerzo y trabajo, les han llevado a donde hace tiempo era impensable.

La arrogancia de ganar tal vez sea la culpable, el creer que el triunfo va a ser eterno y no asumir que pueden venir malos momentos. Más allá de enfrentamientos y problemas dentro del vestuario, ambos entrenadores deberían haber sido elegidos como las personas encargadas de que, en caso de descenso, restauraran el proyecto y volvieran a llevar a sus clubes a lo más alto.

Perdonad al fútbol, Claudio y Aitor. Perdonad a la hinchada, porque se está equivocando. Perdonad a las directivas, porque el éxito les ha hecho perder la humildad. Perdonad a los dueños, cuya ambición les ha hecho perder el rumbo. Perdonadlos a todos, porque no saben lo que hacen.

 

 

La arrogancia de ganar tal vez sea la culpable...

...Perdonad al fútbol, Claudio y Aitor.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto