Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Con la irrupción de una nueva generación de futbolistas con un talento indiscutible, se abre una nueva incógnita alrededor del jugador inglés.

¿Es mejor quedarse y triunfar en las islas, o por el contrario salir al exterior en busca de una oportunidad para hacerse un nombre?

Yo me decantaría más por lo primero, más si cabe viendo la cantidad de futbolistas ingleses que están triunfando (y triunfarán a corto/medio plazo) en la Premier League. Nombres más reconocidos como Marcus Rashford, Delle Alli, Harry Kane o Raheem Sterling entre otros, o no tan conocidos pero que, a base de buenas actuaciones, se están haciendo un hueco. Como ejemplos de ello están los Trent-Alexander Arnold, Joe Gómez, James Maddison o un proyectazo de jugador como Phil Foden, entre una amplia lista de jugadores muy prometedores, por los cuales no tendría espacio para escribir sobre todos ellos.

Es tal la cantidad de dichos jugadores, sumado al potencial económico de equipos ingleses respecto a las demás ligas (lo que hace que les sea más fácil traer jugadores extranjeros), que varios talentos han tenido que emigrar para estar en lo más alto del panorama futbolístico. Y no hay mejor ejemplo que Jadon Sancho, una de las mayores promesas de Inglaterra que está triunfando fuera. El extremo cambió la ciudad de Manchester por Dortmund ante la falta de minutos en un City repleto de calidad individual. Otros como Mason Mount en su paso por el Vittesse o Reece Oxford en Gladbach también llegaron a madurar su juego lejos de su tierra, motivo que les hizo volver a sus antiguos equipos.

Pero poco a poco se está viendo como la apuesta por futbolistas jóvenes y con futuro se hacen hueco en equipos como West Ham (Declan Rice, 19), Crystal Palace (Wan-Bissaka, 21 ), Bournemouth (David Brooks, 20), Leicester City (Chilwell, 22) y un largo etcétera. Este hecho hace que la cantera nacional inglesa se vea revalorizada hasta tal punto que es mucho el dinero que se puede llegar a poner por un chaval de 19, 20 o 21 años. Y no es casualidad que las actuales convocatorias de la selección dirigida por Southgate sólo lleven jugadores de la Premier League.

En definitiva, quedarse no implica triunfar, pero sí madurar futbolísticamente en un entorno conocido, donde el futbolista inglés siempre se ha sentido más cómodo. ¿Y vosotros, qué pensáis?.

 

Quedarse no implica triunfar....

...pero sí madurar en un entorno conocido.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto