Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

El pasado 5 agosto de 2021, el Manchester City hizo oficial el fichaje récord de Jack Grealish, por 100 millones de libras, nunca se había pagado tanto por un jugador británico. De nuevo, Guardiola da un golpe sobre la mesa con la intención de volver a ganar la Premier League y de conseguir esa ansiada Champions League.

Tras la gran temporada del jugador de 25 años en Villa Park, el City se puso manos a la obra para conseguir ese diamante en bruto en su equipo de estrellas y por ello pagó su cláusula de rescisión.

No es la primera vez que Guardiola intenta fichar a Grealish, de echo la temporada pasada ya hicieron un intento, pero debido a la situación financiera del equipo no pudieron permitirse el lujo. Pero ahora, después de ganar la Premier League y de haber llegado a la final de la liga de campeones la situación económica es totalmente diferente, y por eso han decidido dar el paso. Esto quiere decir que el traspaso de Grealish, a quien Guardiola describió como un “jugador excepcional” eclipsa las 89,3 millones de libras que pagó el Manchester United a la Juventus por Paul Pogba en 2016.

El salario de Grealish en el City no se sabe de manera oficial, pero según “The Telegraph” el inglés ganará 115 millones de libras durante sus seis años de contrato, lo que equivale a 369,231 libras a la semana. Nada mal. El Villa estaba dispuesto a aumentar el salario de Grealish en un nuevo contrato, pero el excapitán villano (y esto es necesario subrayarlo) decidió mudarse al Etihad.

Subrayo el hecho de que fue Grealish el que decidió marcharse para destacar la gran labor de los directivos del Aston Villa. Intentaron hasta el ultimo momento convencer a Grealish, presentándole un proyecto realista e ilusionante, haciendo grandes traspasos en este mercado con las incorporaciones de Emi Buendia, Leon Bailey y Danny Ings entre otros, gastándose alrededor de unos 85 millones de libras, sin contar la vuelta a Villa Park de Ashley Young.

De toda esta operación también cabe destacar la actuación del Aston Villa, mostrando una transparencia poco común en los tiempos corren. En el momento en el que se hizo oficial el traspaso, el CEO del club Christian Purslow emitió un directo en la plataforma de Villa TV confirmando el traspaso del capitán por 100 millones debido a la “clausula Champions League” que el contrato de Jack tenía (consistía en que si un equipo que juega champions league ponía 100 millones por el jugador, tenían plena libertad para negociar con él). También comentó que los fichajes de Buendia, Bailey e Ings estaban pensados como un trio para sustituir las cualidades de Jack.

El sentimiento de la afición villana es muy variado, pero yo creo que las dos mejores palabras para definir como se sienten es agradecimiento y decepción. Agradecimiento por todo lo que ha dado al club que todo el mundo conoce, pero decepción porque la afición nunca ha llegado a ver al Aston Villa luchar por la cima con Jack Grealish capitaneando ese equipo. Esa iba a ser esta temporada, da la sensación de que se va justo en el momento en el que iba a explotar el club competitivamente. Para la afición del Villa, Jack Grealish ha sido un jugador maravilloso, muchos dirán incluso el mejor. El romance que había entre él y la afición era innegable. Pero, al igual que muchos momentos de un gran romanticismo, la decepción es el final.

Por la otra parte, lo que tiene la afición citizen es mucha ilusión por su nuevo fichaje. Grealish tiene algo extra, algo diferente, una gran capacidad para lo imaginativamente explosivo. La temporada pasada solo Kane y Fernandes registraron más asistencias que él. Solo De Bruyne creó más oportunidades de disparo a un ritmo mas rápido. Solo Fernandes creo más pases de juego abierto que dieron lugar a disparo. Ningún delantero avanzó el balón hacia la portería rival durante más metros que él. Pero también hay algo menos tangible, el aura de autoconfianza que transmite cuando tiene el balón, hay una sensación de expectativa que otros jugadores no pueden generar.

Sin embargo, esto es un arma de doble filo. Por un lado el City se enfrenta regularmente a murallas defensivas, y alguien con la capacidad de regate de Grealish debería ser capaz de crear un espacio donde no parecía existir ninguno, pero por otra parte, Pep prioriza más el control en el juego y eso suele exigir que los jugadores sean predecibles. Su forma habitual de derribar defensas es el pase rápido de un toque, algo a lo que Grealish no está acostumbrado en el Villa. Encontrar ese equilibrio entre el regate y el movimiento de balón será uno de los factores que determinarán si Grealish será un éxito como citizen.

Otro de los factores es el trabajo defensivo. Grealish ocupó el puesto 141 en presiones por partido en la Premier League la temporada pasada, con un poco más de un 20% menos que De Bruyne o Bernardo Silva. Esto no quiere decir que haya sido un holgazán en la labor defensiva, simplemente el Villa y el City juegan de manera muy diferente, y por ello necesitará un periodo de adaptación. Como por ejemplo Riyad Mahrez, que necesitó una temporada para empezar a producir algo cercano a su mejor forma.

También está la incógnita de donde jugará Grealish. En el Aston Villa jugaba tanto por el centro como por la izquierda, pero en el City con Phil Foden y Raheem Sterling ya disputando por el flanco izquierdo, parece que Guardiola ve a Grealish como algo más que un ocho, uno de los centrocampistas itinerantes, para jugar en tándem con De Bruyne o Gundogan.

En cuanto al Aston Villa, ha sabido reforzarse en este mercado preparándose para la salida de su estrella. Puede que el equipo no sea tan emocionante sin él, pero debería tener una mayor profundidad y un mejor equilibrio con los nuevos fichajes. Mientras el City espera que Grealish eleve al equipo a alturas aún mayores, el Villa espera que su venta pueda consolidarlos en Premier League, invertir, crear un equipo competitivo, y quien sabe… a lo mejor soñar con Europa no es ninguna locura.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto