Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

Pep Guardiola ha hecho oficial una noticia que era un secreto a voces: Leroy Sané no continuará en el Manchester City. La salida del alemán parecía destinada a producirse tarde o temprano por los cantos de sirenas producidos desde el Bayern de Múnich o por su pérdida de importancia en el club. Una marcha que dejará un gran vacío en la banda izquierda y que deberá ser ocupada por un nuevo dueño. Y ahí, en esa búsqueda, aparece el joven Jayden Braaf como aspirante al puesto.

Jayden Jezairo Braaf llegó al Manchester City en verano de 2018 procedente del PSV Eindhoven con 16 años. Rápido, potente y con un gran uno contra uno ha quemado etapas a un ritmo acelerado desde su llegada a Inglaterra. Comenzó con el equipo sub-18 para luego pasar al equipo sub-23, y ya ha acumulado varios entrenamientos bajo las órdenes de Pep Guardiola.

Una lesión le dejó fuera de los terrenos de juego durante los últimos seis meses de las temporada 2018- 2019 y le impidió disputar la final de la FA Youth Cup frente al Liverpool. Una final cuyo resultado se decidió en la tanda de penaltis y que terminó con los reds alzando el trofeo.

Tras ese varapalo, en agosto de 2019 se produjo una ampliación de contrato hasta 2023. Una gran forma de empezar la temporada 2019 - 2020 y que continuó con su participación en el Mundial sub-17 celebrado en Brasil durante el mes de noviembre - donde tuvo un buen rendimiento-. El holandés forma parte de una prometedora generación que luchará por dar alegrías al fútbol de los Países Bajos con otros jóvenes como Ki-Jana Hoever, Kenneth Taylor, Naci Ünüvar, Sontje Hansen, Mohamed Taabouni o Ryan Gravenberch (este último no participó en el torneo).

Así, viendo el ritmo que comenzaba a tomar su carrera, Braaf no dudó en expresar su deseo de jugar en un primer equipo la próxima temporada -lo que hizo saltar las alarmas-. Sin embargo, la situación parece haberse calmado y más después de conocerse la salida de Leroy Sané.

El movimiento que no se produjo el verano pasado y que todo el mundo esperaba se ha producido este mes de julio. Después de que Guardiola confirmara la marcha del alemán, el Bayern de Múnich anunciaba su fichaje el 3 de julio de 2020.

Sané presionó para salir del Manchester City en verano de 2019, pero una lesión de gravedad detuvo la operación -se rompió el ligamento anterior de su rodilla derecha-. La lesión hizo pensar a los citizens que el fichaje no se terminaría produciendo, sin embargo, lo que propició esa lesión para el club es ingresar menos cantidad de dinero por el traspaso un año después y dejar su banda izquierda huérfana.

El perfil de Leroy Sané es único en la plantilla del equipo del Etihad, y nadie ha asumido con éxito el rol del alemán en un año de ausencia. Un jugador cuyo rol es estar continuamente abierto en banda, encarar una y otra vez y pisar línea de fondo.

Raheem Sterling lo intentó en alguna ocasión, pero el inglés ya es más un segundo delantero que un futbolista de banda.

Así, el estilo de juego de Jayden Braaf le convierte en un futbolista capaz de cumplir con esa función, aunque no se puede negar que aún le queda un largo camino para llegar a ofrecer todo lo que aportó el alemán. Las conducciones de Braaf pueden ser una opción interesante para generar desequilibrios desde la banda para el equipo de Pep.

Si bien es cierto que son muchos los canteranos destacados que no han alcanzado el primer equipo (Rabbi Matondo, Jadon Sancho, Brahim Díaz o Ian Poveda) y que Pep Guardiola no parece estar totalmente encandilado con Braaf, la sanción que impide al club disputar competiciones europeas durante los dos próximos años puede ser fundamental para que el joven holandés comience a tener apariciones con el primer equipo.

Un hecho que si se llegara a producir contaría con el beneplácito de muchos aficionados citizens que ven en Braaf un nuevo Jadon Sancho. El estilo de juego del holandés se asemeja al del inglés, y de hecho, Braaf idolatra a Sancho. Lo que también ha acrecentado entre muchos el miedo a vivir un caso Sancho 2.0, es decir, que el holandés se canse de esperar y decida continuar su carrera en otro lugar para triunfar con otra camiseta que no sea la citizen.

Jayden es feliz en Manchester, pero los conflictos no son nuevos en su historial. El PSV lo apartó los últimos meses de la temporada 2017 -2018 por su mala actitud, que podía influir en el resto de compañeros. La versión de Braaf defiende que el PSV lo suspendió por mantener contactos con otros clubes.

De la misma forma, The Athletic afirma que Braaf también ha tenido problemas en la academia citizen, por lo que su implicación está en entredicho. El fútbol es un deporte que también se juega con la cabeza. Una cabeza que ya ha impedido que muchos futbolistas llegaran a alcanzar todo su potencial por no tenerla en su sitio.

Solo el tiempo es capaz de revelar si Braaf cumplirá con las expectativas depositadas sobre su espalda. De momento, la banda izquierda del Etihad ha caído enferma por la marcha de Leroy Sané, y la cura puede estar ya en Manchester con un Jayden Braaf como protagonista del efecto placebo.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto